scorecardresearch

Dos rivales antagónicos

ROBERTO MENA
-

El Burgos CF y el Villarreal B no se parecen en nada, aunque ambos afrontarán la octava jornada liguera con 11 puntos. El poderío ofensivo castellonense contrasta con la solidez del cuadro castellano

Los jugadores del Villarreal celebran uno de los tres tantos marcados al Lugo. - Foto: @LaLiga

La Ciudad Deportiva Miralcamp acogerá mañana un duelo entre equipos antagónicos, que tienen formas diferentes de afrontar los partidos, pero que comparten puntuación y están el uno detrás del otro en la clasificación. Villarreal B y Burgos CF son dos conjuntos muy diferentes, con estilos opuestos que se reflejan claramente en su estadística.

Lo sorprendente es que después de 7 jornadas han llegado al mismo destino, aunque han tomado vías diferentes. El filial castellonense tiene un juego alegre, con una enorme vocación ofensiva, lo que en muchas ocasiones hace que descuide de su portería y se olvide de defender. Sin embargo, los blanquinegros hacen de la contundencia y la seriedad sus mejores armas. Tienen unos sólidos pilares, aunque les falta pegada ofensiva y, sobre todo fuera de casa, les cuesta poner en aprietos a su oponente.

El de mañana será un partido de contrastes, ya que se verán las caras el equipo más goleador -junto al Eibar- y el que menos marca.En el otro lado de la balanza blanquinegra está su poder defensivo y el Burgos se ha convertido en el único conjunto del fútbol profesional que aún no ha recogido un balón del fondo de su portería. Solo el Málaga ha encajado más que el Villarreal B, otro dato que sitúa a ambos contendientes en extremos diferentes.

Ambos tienen una estadística sobresaliente en algunos apartados, mientras que en otros es deficiente. Las virtudes de unos son las carencias de los otros. El objetivo de sus respectivos cuerpos técnicos es encontrar el equilibrio.

Descaro y desparpajo. La prueba para el combinado burgalesista será de las exigentes, ya que tendrá enfrente a un oponente que buscará el intercambio de golpes y que no le importa entrar en un partido de ida y vuelta. El descaro y el desparpajo son dos de las características de un Villarreal B que cuenta con un juego muy vertical y con jugadores de una gran velocidad de medio campo hacia adelante.

Ninguno de los partidos que el filial levantino ha disputado han acabado con empate a cero y en todos ellos ha habido, por lo menos, 2 goles. Esta dato contrasta con lo ocurrido cuando el Burgos CF es uno de los protagonistas, ya que en 5 de los 7 partidos que ha disputado el conjunto blanquinegro se ha llegado al final de los 90 minutos con el marcador inicial.Es más, el conjunto que entrena JuliánCalero afrontará la cita después de haber encadenado tres empates sin goles.

Uno de los grandes peligros del cuadro amarillo son sus transiciones. La rapidez de sus hombres de ataque les hace letales a la contra, aunque también es un equipo que quiere el balón.

Sergio Lozano. En este inicio de campaña ha sido el jugador más destacado del Villarreal B, no por las 3 dianas que ha logrado, sino por la influencia que tiene en el juego colectivo. Ante el Burgos no estará por lesión y su equipo lo echará de menos. Es el jugador que pone el toque de calidad en el último tercio del campo y que destaca como asistente.

Aunque no todo en el conjunto de Miguel Álvarez son virtudes. El problema llega cuando tiene que defender. Sufre en el balón parado y esas ansias por llegar a la portería contraria hace que en muchas ocasiones se descuide y dé facilidades a su oponente.

Una de las malas noticias para el Burgos es que su adversario muestra su mejor cara en su feudo, donde solo ha encajado 3 goles y se ha mostrado como un rival intratable que goleó al Mirandés y al Lugo y empató con el todopoderoso Eibar.

ARCHIVADO EN: Burgos CF, Villarreal CF