El PP retira los presupuestos del pleno en el último momento

Adrián del Campo
-
Pleno celebrado ayer en el Ayuntamiento de Aranda. - Foto: A. del Campo

La alcaldesa de Aranda utiliza su potestad para sacar del orden del día un punto incluido en la sesión y alude a «un último intento» para dar luz verde a las cuentas del ejercicio 2019

Era el punto central del pleno, el más esperado por concejales y por aquellos ciudadanos que asistieron a la sesión, y también por aquellos que eligieron Youtube para verlo, porque era el primer pleno que se retransmitía por internet en directo, pero finalmente ese punto tan anhelado se quedó fuera. El pleno no votó el presupuesto general del ejercicio 2019. En «un último intento» de conseguir la aprobación de las cuentas, la alcaldesa, Raquel González, utilizó su potestad de poder sacar un punto del orden del día justo antes de su debate. Y así fue, ante la falta de apoyos conseguidos y el rechazo a los presupuestos asegurados, o por lo menos predecibles, la regidora del PP dio un paso atrás y retiró las cuentas.

«Dejo el punto sin debatir dada su importancia», sentenció la alcaldesa de Aranda para después a ludir a «un último intento» para aprobar las cuentas. Ese último intento se refiere a una nueva negociación de los presupuestos en busca de los apoyos de otros grupos políticos que necesitan al no tener mayoría en el pleno. Horas antes de la sesión plenaria, la intención del Partido Popular parecía ser llevar a votación las cuentas, quizá para que el resto de partidos se posicionaran. Desde el equipo de Gobierno esperaban un rechazo a los presupuestos y recordaban que la no aprobación «únicamente iba a paralizar las actuación en la avenida Castilla», ya que el resto de plurianualidades e inversiones se podrían «derivar a remanentes».

Aunque ni siquiera hubo debate sobre la maniobra de los populares, uno de los partidos que ha apoyado en otras ocasiones las cuentas del PP, UPyD, hizo, o eso se podía interpretar, la mayor defensa a los presupuestos. «Para que haya inversiones tiene que haber presupuestos. Lo hemos visto hoy, hemos parado un presupuesto en el que había unas inversiones», declaraba Javier Ávila. Mientras, Leonisa Ull, del PSOE, apuntillaba con ironía: «Para fiestas también hacen falta». Palabras que reforzaba su compañero socialista Ildefonso Sanz aludiendo a cuando ellos gobernaban sin presupuestos: «Votaban que no. Qué íbamos a hacer nosotros».

El relevo lo cogió el portavoz del RAP, Eusebio Martín, que recordando sus tiempos en el PSOE señaló que él ha tenido «que gestionar el Ayuntamiento con presupuestos prorrogados durante cuatro años» y en ese tiempo se destinaron «diez millones de euros a inversiones y la deuda se redujo de diez millones a cinco». Y todo este debate tuvo lugar durante otro punto del día, la moción presentada por Sí Se Puede para retirar las tuberías de fibrocemento, que por cierto, fue aprobada. Pero la moción quedó, por momentos, relegada a un segundo lugar porque inevitablemente, el punto que se esperaba debatir era el de los presupuestos de 2019.

Al margen de lo que inundó todo, el pleno aprobó el convenio con Art de Troya para las Jornadas del Pop y el registro de intereses de bienes patrimoniales y posibles incompatibilidades relacionado con el portal de transparencia. En esta línea, también se aprobó la moción de IU para la publicación de la contabilidad de los partidos locales.