Largas colas en una recogida caótica de mascarillas

I.E.
-

El reparto, a horas de intenso calor, se demoró y reveló fallos de organización que se hubieran resuelto con cita previa. A Protección Civil se han sumado hoy voluntarios de Cruz Roja para aligerar la distribución

La idea de distribuir mascarillas gratuitas entre los mayores de 65 años está muy bien pero el reparto no puede convertirse en un caos que congrega en un mismo espacio -y bajo un calor de justicia- a personas de riesgo de contraer el coronavirus. Es lo que ocurrió ayer en los tres puntos de Burgos que eligió el Ayuntamiento para la recogida de este equipo de protección, el paseo Sierra de Atapuerca (frente al Fórum), en San Agustín y en el parque Félix Rodríguez de la Fuente.   
Las colas que se formaron fueron ‘kilométricas’ y estaban integradas, sobre todo, por personas de más de 65 años. El Consistorio abrió la puerta a que fueran parientes o allegados quienes acudieran con el DNI del solicitante para recoger la mascarilla, pero en la mayor parte de los casos fueron los propios interesados los que se acercaron hasta los espacios de reparto. Los previsores hallaron aliados en viseras y abanicos, que batieron como nunca para espantar el sofocante calor. Aún así, fue difícil soportarlo, y muchos se quejaron  del «caos». «Deprimente y vergonzoso, más de 500 personas y una sola para entregar mascarillas y apuntar el carné», comentaba un jubilado indignado en el paseo de Atapuerca, donde la gente buscaba la sombra de los árboles para no cocerse, lo mismo que en San Agustín y el parque Félix.

El lío en que se convirtió la recogida revela que el Ayuntamiento debió articular una fórmula distinta, probablemente «la cita previa», comentaba otro de los que guardaban la cola. Tan fácil como poner un teléfono de contacto para reservar hora y día para acudir a recogerla. Es verdad que además de ayer, el reparto de las 15.000 primeras -en total hay 50.000- tiene lugar también entre hoy y mañana, pero no es menos cierto que esas mascarillas no caducan y su distribución podría haberse ampliado a más días por el sistema de cita previa.

La tarea la llevan a cabo voluntarios de Protección Civil -hoy se han sumado más personas voluntarias de Cruz Roja- en las zonas señaladas y en un horario entre 11 y 13 horas y 18 y 20. En los primeros metros de cola desde la mesa de reparto había conos que indicaban la distancia de seguridad, pero después, no. Ello hizo que la separación entre personas en muchos casos fuera escasa, si bien hay que decir que la práctica totalidad de los burgaleses portaba mascarilla.
La idea del Ayuntamiento es repartir un total de 50.000 durante todo este mes de julio, aunque es previsible que nos se agoten todas. Se estima que se distribuirán en torno a 40.000 y el resto quedarán en manos de la Gerencia de Servicios Sociales.

La fila de personas para recoger mascarillas en el paseo de Atapuerca fue kilométrica.La fila de personas para recoger mascarillas en el paseo de Atapuerca fue kilométrica. - Foto: Daniel Canas

Voluntarios de Protección Civil se ocuparon del reparto.
Voluntarios de Protección Civil se ocuparon del reparto. - Foto: Daniel Canas