Casado: "Podría haber limitaciones en zonas con repuntes"

SPC
-

La consejera asegura que no se han cambiado los criterios ni existe presión política, sino que los datos avalan dar un paso más desde un «optimismo muy prudente» y la vigilancia

Varios clientes disfrutan en la terraza de un bar de Becerril de Campos (Palencia) tras estrenar su paso a la fase 1 de la desescalada. - Foto: Ical

La anunciada petición de Castilla y León par que toda la Comunidad pase el próximo lunes 25 de mayo a la fase 1 podría ser mar restrictivo en zonas básicas de salud en las que se registre algún repunte de casos a lo largo de esta semana, lo que significa que en estas áreas se podría avanzar con «limitaciones» en algunas de las cuestiones permitidas en el siguiente paso de la desescalada. La consejera deSanidad,Verónica Casado, explicó ayer durante la rueda de prensa telemática  que la medida avanzada por el presidente AlfonsoFernándezMañueco este domingo se ha tomado desde un «optimismo prudente y vigilante» ya que, si hubiera un repunte en estos días, se producirían limitaciones en quiénes son las que avanzan.No obstante, Casado reconoció que pasar de fase es «inseguro» desde el punto de vista epidemiológico, y  admitió que la presentación de esta propuesta no la hace sentirse «cómoda del todo» por los días que van a transcurrir hasta que se adopte la decisión, por lo que el planteamiento final podría variar hasta este jueves.
La consejera aseguró que no se ha sentido «presionada» en ningún momento para adoptar esta decisión que, en todo caso, se basa en la «prudencia» y en criterios epidemiológicos y sanitarios ante las cifras de nuevos confirmados registradas en los últimos días. Según Casado, la disminución de casos en la Atención Primaria, la reducción de los ingresos, las altas y una menor presión de las UCI, aunque aun están extendidas, permiten un «paso más con cautela», si bien insistió en la vigilancia zona a zona y provincia a provincia para poder pasar toda la Comunidad, según informa Ical.
No obstante, advirtió de que si hubiera algún rebrote, como una transmisión comunitaria, se plantearían limitaciones de esas zonas y no pasaría una provincia completa, además de que habría excepciones en algunas de sus actividades como la concentración de más de diez personas. 
Decisión técnica, no política

Ante las críticas de la oposición, Verónica Casado manifestó que ni se siente ni se ha sentido presionada  para tomar esta decisión, y sostuvo que todos los miembros  de la Junta y su presidente comparten que se trata de una crisis sanitaria y que los criterios para progresar en la desescalada deben ser únicamente los sanitarios y los epidemiológicos. «No ha sido una decisión política, sino técnica», subrayó.
«No conocen bien a este Gobierno, ni al vicepresidente, ni a mí», respondió en relación a presiones económicas o políticas en la nueva propuesta, a la vez que recalcó que toda la Junta comparte los criterios y que haber sido «más lentos» les permite «no tener un susto».
Casado reiteró que evitar muertes e ingresos ha sido la clave en la toma de decisiones y defendió, después de un inicio con criterios más restrictivos, que ahora se avance con «más tranquilidad», aunque siempre desde el análisis puntual de cada zona y la estrecha colaboración de todos.
«Si no se haría», insistió en relación a unos datos «optimistas», que confió en que se confirmen y todas las provincias estén en fase 1 el próximo lunes. Por último, recalcó que se mantienen los criterios como la tasa de personas con PCR positivo por 10.000 tarjetas sanitarias de cada zona básica de salud.



Las más vistas