Licitan las obras para remodelar la residencia de Tobalina

A.C.
-
Licitan las obras para remodelar la residencia de Tobalina

Una inversión de 524.000 euros hará posible que en 2020 estrene una unidad de convivencia con 3 dormitorios dobles y 7 individuales junto a cambios para ordenar mejor los espacios.

La residencia del Valle de Tobalina es un imponente edificio construido por el Ayuntamiento tobalinés en 1993 que suma 3.777 metros cuadrados y oferta 75 plazas para personas mayores. Han pasado más de dos décadas desde su apertura y en el equipo de gobierno han visto la necesidad de adaptarla a los nuevos tiempos, concretamente, al modelo residencial de atención a personas mayores ‘En mi casa’. Además de ello, los años de disfrute del centro han permitido ver como numerosos espacios se pueden reaprovechar mucho mejor. Para lograr ambos objetivos, el Consistorio acaba de licitar la ejecución de obras de reforma con un presupuesto de 524.100 euros y un plazo de ejecución de siete meses.
Las empresas interesadas contarán hasta la primera semana de junio para presentar sus ofertas, en las que se valorará especialmente la reducción del coste y el plazo de garantía. Una vez comiencen a trabajar, desde el geriátrico y la dire-cción técnica del proyecto aseguran que se han buscado fórmulas para que los trabajadores apenas se noten en el día a día de la residencia, al tener la opción de sacar escombros por la fachada e ir trabajando paulatinamente.
Los cambios serán muchos y seguro que gustan, porque crearán espacios más modernos y luminosos con paredes acristaladas. En la planta baja, donde ahora está la capilla, que se trasladará a otro espacio multifuncional, y una pequeña sala de actividades, poco concurrida, se insalará el gimnasio, más a-ccesible, así como nuevos vestuarios para la plantilla, formada por entre 50 y 55 personas. El área de actuación sumará 92 metros. El antiguo gimnasio, ahora en la primera planta, posiblemente se transforme para acoger un comedor para el personal. En la planta baja también crecerá el aula de actividades, a la que se sumarán los metros cuadrados que ahora ocupan dos dormitorios. Así el espacio polivalente alcanzará un total de 81 metros, el doble que ahora.
Estos cambios afectarán a prácticamente todos los residentes, mientras que los que se realizarán en la segunda planta irán dirigidos especialmente a los residentes con mayor autonomía o grados muy bajos de dependencia. La creación de la unidad de convivencia, pensada para un máximo de 16 personas, conllevará la actuación en 508 metros del ala norte, donde también se aprovechará para mejorar el aislamiento de la fachada. Todo el espacio que ahora ocupan salas de vigilancia para residentes enfermos infrautilizadas, los vestuarios del personal, baños y otras estancias pasarán a  convertirse en la unidad de convivencia con una cocina y un salón a disposición de los mayores. Además de ello, el reaprovechamiento de las actuales cinco habitaciones dobles y una individual de esa área, así como de zonas de fondos pasillo, que no son necesarias,  dará lugar a la creación de tres dormitorios dobles y siete individuales, primando la independencia de los residentes.
En la actualidad, la residencia no está al cien por cien, lo que permitirá poder ejecutar las obras sin tener que afectar apenas a la vida diaria de los residentes. Si todo va según lo previsto, las obras estarán concluidas en 2020 y se sufragarán con los presupuestos municipales de este año y el próximo. Para cofinanciarlas, el Consistorio cuenta con una ayuda de 110.000 euros destinada a áreas nucleares para proyectos de desarrollo.