Más del doble de accidentes de bicis en un año en la ciudad

FERNÁN LABAJO
-
Más del doble de accidentes de bicis en un año en la ciudad - Foto: Luis López Araico

En 7 de cada 10 hay un coche implicado. En los primeros meses de 2019 se han producido 36 percances de ciclistas, 22 más que el año pasado. Además, 4 siniestros de patinetes se cuelan en la estadística

El buen tiempo de los meses de febrero y marzo, el progresivo aumento del parque ciclista o la evidente falta de educación vial de la sociedad en general. Muchas son las lecturas que se pueden hacer del considerable aumento, durante los primeros meses del año, de los accidentes ocurridos en la capital burgalesa en los que las bicicletas han sido las protagonistas. Y es que, según los datos facilitados por la Policía Local, en lo que va de 2019 se han producido un total de 36 siniestros, más del doble que en el mismo periodo del ejercicio anterior, en los que se contabilizaron 14. En la mayoría de los percances ocurridos hasta abril, concretamente en 27 de ellos, un vehículo se ha visto implicado, bien sea por una colisión o por un atropello. El resto se reparten entre ciclistas que atropellaron peatones (4) y caídas (5).

El aumento del parque ciclista en los últimos años es indiscutible, pero a nadie se le escapa que el inusual calor y el buen tiempo del inicio del año pudo ser determinante para que muchos burgaleses decidieran hacer sus trayectos en bicicleta. Coincide, de hecho, que el invierno fue mucho más duro en 2018, de ahí que el aumento también pueda tener que ver con cuestiones meteorológicas.

Desde la asociación Burgos Con Bici no entran a valorar las cifras mencionadas porque «es jugar sin hacer una lectura sosegada y objetiva, porque cada accidente es un mundo, desde su gravedad a su localización y no nos gusta entrar en este tipo de apreciaciones simplistas», explica Pedro Mediavilla, miembro del colectivo. No obstante, reflexiona, en la ciudad hay «cierta agresividad del conductor del vehículo a motor frente a un nuevo actor que le aparece en diferentes tipos de momentos y vías, que es el ciclista urbano». Esto se produce, a su juicio, por el progresivo aumento de bicis y por el «desconocimiento en muchos casos de la normativa», en el sentido de que muchos conductores recriminen sin razón a los ciclistas que no tienen preferencia en los pasos ciclistas o que no pueden circular por la calzada habiendo un carril bici.

Por eso, Mediavilla considera que «debería haber una mejora en la educación vial, no solo para personas que circulan en coche, sino para ciclistas y también peatones», porque, reconoce, «hay cosas que hacen mal pero que deberían solucionarse a través de una ordenanza que, desgraciadamente, no se ha terminado de aprobar». Pero lo más importante para que baje la siniestralidad, recalca, es «necesario bajar la velocidad media en todas las vías, siendo de 30 kilómetros la hora la máxima en las de un solo sentido de circulación».

PATINETES

A la incipiente presencia de bicicletas en la ciudad se ha sumado desde hace aproximadamente dos años la del patinete eléctrico, un nuevo vehículo con protagonismo tanto en la calzada como en los carriles bici y, ante la mencionada ausencia de normativa, a veces también en las aceras. Este año 2019 es el primero que se contabilizan los accidentes en los que se ven implicados este tipo de transporte y en los primeros meses se han contabilizado cuatro, aunque habría que sumar el que se produjo el pasado fin de semana, cuando un coche arrolló al conductor de uno de ellos en el Bulevar.  

Cabe recordar que en abril se produjeron dos atropellos por parte de estos patinetes, uno en la calle Francisco Salinas, en el barrio de San Pedro De la Fuente, y otro en la Avenida Del Cid, ambos se saldaron con dos mujeres heridas y trasladadas al HUBU. A estos cinco siniestros hay que añadir otros dos que han tenido como protagonistas a los llamados vehículos de movilidad personal (VMP).