Ni mileuristas

Juan Carlos Moreno / Burgos
-

El presupuesto para la plantilla del Burgos (21 jugadores) ronda los 200.000 euros • Gerica, Héctor y Nacho Tomás cuentan cómo viven tres futbolistas de Tercera lejos de su casa

Gerica (izquierda), Nacho Tomás (centro) y Héctor, en el piso que comparten en Burgos. - Foto: DB/Ángel Ayala

Lejos de los focos que se centran en la tristeza de Cristiano Ronaldo (su ficha es de 10 millones de euros), el Maserati de Messi o el obsceno sueldo de Ibraimovic existe otro fútbol, el modesto, el de aquellos jugadores que se buscan la vida en Segunda B o Tercera División y que sobreviven por unos 10.000 euros al año. Es el caso del Burgos Club de Fútbol, cuyo descenso a Tercera División ha ido acompañado de un drástico recorte en la cantidad de su presupuesto destinado a pagar a sus jugadores (casi el 50 por ciento). El club tiene previstos unos 200.000 euros para los 21 futbolistas de su primera plantilla, con una media de 10.000 euros al año y con unas diferencias de sueldos que van de los 300 a los 1.700 euros, siempre por diez mensualidades.
La Tercera División es, por definición, una categoría de fútbol aficionado. Sin embargo se cumple en muy pocos casos, aunque existen enormes diferencias entre los diferentes clubes. La mayoría de los aspirantes al ascenso son casi profesionales, como es el caso del Burgos CF, que mantiene una estructura similar a la que tenía en Segunda B, pero con unos gastos mucho menores. De hecho, el presupuesto total se reducirá en casi un 40 por ciento.
La crisis que padece España también ha afectado, y mucho, al fútbol español. No al Real Madrid o Barcelona, pero sí al resto. Y eso se nota sobre todo en Segunda B y Tercera. Equipos como el Salamanca, que ha pagado cifras muy elevadas a sus futbolistas, ahora tiene una media de 1.200 euros por jugador. Otras entidades, sobre todo en zonas como Andalucía o el Levante, han pasado de pagar 50 o 60.000 euros a sus jugadores a menos de la mitad. Todo ello ha provocado que muchos jugadores ya no se muevan de su casa o que busquen destinos donde esté asegurado que van a cobrar. Y este es el caso del Burgos CF, cuyo prestigio de buen pagador es una de sus principales virtudes.
Y de ello pueden hablar nuestros tres protagonistas. Daniel Gerica (Miranda, 1987), Héctor Manuel Jiménez (Granada, 1985) y Nacho Tomás Molés (Zaragoza, 1983) son tres de los fichajes de esta temporada y los tres admiten que uno de los motivos para fichar por el Burgos fue que se cobra al día. «Funciona el boca a boca y aunque ganes algo menos sabes que vas a cobrar», explican.
Gerica, Héctor y Nacho Tomás comparten piso, situado muy cerca de El Plantío. El club da a la mayoría de jugadores una pequeña ayuda para el alquiler. Unos deciden vivir solos o con sus parejas y otros, como este caso, compartir vivienda. Los tres ya tienen experiencia en otros clubes lejanos y saben lo que es pasar penurias. Por ejemplo, Nacho Tomás se pasó seis meses sin cobrar la pasada campaña. Ahora están más tranquilos. No ganan mucho pero se sienten unos privilegiados. «No nos podemos quejar. Al Burgos no se viene ahora por el dinero pero es un sitio serio y tenemos para vivir. Preferimos ganar menos pero saber que vamos a cobrar».
Los tres están solteros y sin hipotecas, por lo que con su sueldo, cercano a los 1.000 euros mensuales hasta junio, se apañan.
Su vida transcurre entre El Plantío y su casa, situada a apenas 300 metros. Allí demuestran estar bien organizados. Cada uno cocina lo suyo y también cada uno se hace su propia compra aunque comparten algunos gastos. Los días de partido todos comen lo mismo (pasta y carne o pollo) y es Héctor el que mejor cocina. Se reparten también las labores del hogar y, en definitiva, viven como si fuesen unos estudiantes.
El horario de los futbolistas deja mucho tiempo libre y los tres pretenden aprovechar el tiempo libre para estudiar. Gerica, por ejemplo, está centrado en Administración de Empresas, mientras que Héctor comenzó INEF y también quiere estudiar Administración de Empresas y el segundo nivel de entrenador. Nacho Tomás tiene un objetivo similar y ampliará su conocimiento de idiomas.
A partir de ahí sus gustos no difieren demasiado de los chavales de su edad, aunque deban cuidarse mucho más. No hay muchos libros en las baldas de su salón, pero no falta en su casa la play. Los tres son del Real Madrid y ver partidos en la tele es otra de sus opciones, aunque lamentan que ver los grandes partidos ahora sea de pago y tengan que bajar al bar más próximo.
Formados en las canteras de Real Madrid (a Héctor se lo llevó Del Bosque al club blanco con 14 años) Zaragoza (Nacho Tomás) o Alavés (Gerica), se tuvieron que buscar la vida y conocen la situación actual del fútbol. «Ahora los sueldos en Segunda B son mileuristas. La gente ya no se va de casa, no te alejas de tu hogar 800 kilómetros para luego no cobrar», explica Nacho Tomás. El andaluz Héctor pone un ejemplo: «Yo he visto clubes de Tercera que pagaban 60.000 euros en Andalucía, y así está el fútbol ahora allí». «El fútbol ha vivido por encima de sus posibilidades y por algún sitio tenía que estallar. Por eso desaparecen clubes», concluye Gerica.
Los tres ahora se centran en el Burgos, en el ascenso a Segunda B, y en poder vivir una mejor época de este deporte.