El joven que se entiende con las aves

I.P.
-

A pesar de sus 25 años, César Díez es uno de los ornitólogos con más avistamientos de aves. Está el cuarto en el Top 10 provincial histórico, pero el primero en la lista de 2020 con 212 especies

César, con sus inseparables prismáticos y cámara, en el puente Bessón, donde abundan los patos. - Foto: Jesús J. Matías

Aquellas salidas al campo con su padre desde que tiene recuerdos de su infancia marcaron su amor a la naturaleza y a las aves. Estudió Química Ambiental en el Enrique Flórez en Burgos y Gestión Forestal en Segovia, y fue durante esos años de carrera cuando comenzó a conocer a ornitólogos y a engancharse a las salidas para avistar todo clase de aves. César Díez va por la vida con sus prismático y cámara en mano, mirando al cielo, pero también descendiendo su mirada a cualquier laguna o riachuelo, y no solo de la provincia burgalesa, sino de cualquier otra del territorio nacional, aunque tampoco se separa de esos aparatos cuando viaja fuera, y de hecho el pasado año estuvo en Polonia donde también avistó aves.

César es guía en Paleolítico Vivo, pero también trabaja para una empresa en la realización de censos de fauna para los posteriores estudios obligatorios de impacto ambiental de cara a determinar su importancia y la afectación cuando, por ejemplo, se van a instalar aerogeneradores eólicos o redes de alta tensión. Su trabajo es de campo para identificar las diferentes especies. 

César tiene apenas 25 años, el más joven de los avistadores burgaleses, que son muchos y con muchos años a sus espaldas. Como ‘profesional’ lleva viendo y colgando los datos y fotografías de lo que ve en cada salida en la aplicación de eBirders desde ... y a pesar de ello, ocupa en cuarto lugar histórico en el Top10 de la provincia burgalesa, pero ha acabado este 2020 en primer lugar con un número de avistamientos, con 212 especies. A nivel nacional, el joven ocupa el número 129 de un listado de más de 11.500 avistadores.

En ese Top 10 acumulado ocupa el primer lugar un compañero de Paleolítico Vivo, Diego Santamaría, y por ahí anda, en el puesto 8 otro conocido en este mundo  como es José Miguel Pinto Cebrián, pero también gente como Mario Alonso, el segundo, David González, el cuarto, o Maricruz Gutiérrez, que cierra el Top 10. Todos comparten afición, pero no solo, porque su labor de avistamiento no es exclusivamente entretenimiento, sino que, como muy bien explica, lleva implícito un trabajo que a la postre sirve para realizar estudios de conservación de las aves o para conocer aspectos como las migraciones de cada especie. César añade que así se ha logrado crear una base de datos mundial inmensa y que es constatada por revisores  que se encargan de dar validez a los datos, «no puede ir cualquiera y meter datos a la aplicación sin más», añade. De hecho, es revisor de eBirders en las provincia de Burgos y Segovia. 

Burgos es una provincia privilegiada para el avistamiento de aves y un punto de paso muy importante para las migraciones. Las lagunas de Atapuerca, con 220 especies, está en el primer lugar del ranking provincial; también destacan Sasamon-Grijalva-Villasandino-Graveras y alrededores, con 197; Villalonquéjar; el área general Odra-Pisuega, el embalse del Ebro, el Valle del Arlanza, Fuentesblancas y las lagunas de Gayangos y Barcena y Suzana.