"Hay que tomarse el sol en serio y no ver solo sus bondades"

A.G.
-

La vocal de Dermofarmacia del Colegio de Farmacéuticos, Mercedes Pérez, cree no hay suficiente conciencia del peligro que supone

No hay que utilizar el fotoprotector del año pasado, no salir sin él y renovarlo cada dos horas. - Foto: Patricia

Mercedes Pérez Puente es la vocal de Dermofarmacia del Colegio de Farmacéuticos de Burgos y la responsable, año tras año, de advertir a la población de los riesgos que se corren con la exposición al sol sin control: "Hay que tomarse el sol en serio, que no lo estamos haciendo. Solo le vemos las bondades porque lo vinculamos al calor, al moreno y a las vacaciones, y no vemos el peligro de sus radiaciones. Siguen aumentando los casos de cáncer de piel y seguimos teniendo una población que no se protege del sol y no creo que sea por desinformación, porque la información existe, sino, quizás por una falta de sensibilidad".
A su juicio, no se acaba de ser consciente del peligro real que para la salud supone el sol. Por eso, ofrece una serie de pautas para poder disfrutar al aire libre en verano sin jugarse la salud. La primera, utilizar un buen fotoprotector y tener en cuenta que no todos son iguales "porque no todos tienen los mismos filtros ni están preparados para las mismas pieles". Una vez conseguido el producto más adecuado -para lo que se puede pedir consejo en una oficina de farmacia- es imprescindible aplicarlo de una forma apropiada: "No vale eso de ponerse la crema por la mañana y pensar que se está todo el día protegido: es necesario renovarla cada dos horas y tras el baño y el ejercicio físico porque pasado un tiempo ya no tiene efecto".  
Consciente de que "como farmacéutica no puedo decir que haya que comprar el fotoprotector en una farmacia" advierte de que sería lo más adecuado en pacientes con patologías: dermatitis atópica, acné, psoriasis, lupus, antecedentes familiares de cáncer de piel, queratosis o personas muy preocupadas por el envejecimiento y las manchas: "Este perfil, desde luego, tiene que consultar con un profesional sanitario porque no pueden utilizar cualquier crema pero también es verdad que en un supermercado se puede encontrar una crema fantástica que también se venda en la farmacia".
 A la hora de elegir un buen fotoprotector hay que fijarse en que tenga filtros que bloqueen todas las radiaciones solares: ultravioleta B, infrarrojos, radiación visible y ultravioleta A, también conocida como UVA, que es, según explica Pérez, la que realmente causa el cáncer de piel "porque es la que más capacidad tiene de penetrar en  la piel". Y en este sentido, asegura que se debería usar el producto todos los días del año: "Lógicamente, si es un día que está nevando y con el cielo cubierto, pues la radiación es mínima, pero en cuanto empieza la primavera empieza a ser fuerte y a las horas centrales del día puede ser muy alta".
La experta confía en que este año, como ya ocurrió el pasado, se llegue a un acuerdo con la Diputación para que las piscinas de la provincia cuenten con el decálogo que han elaborado los vocales de Dermofarmacia de todos los colegios de farmacéuticos, de manera que se tenga a mano una información útil y fiable. "Nos gustaría que, además, se pudiera hacer en Burgos, en las piscinas municipales".