La incidencia aumenta; la velocidad de contagios se reduce

G.G.U.
-

La actualización de datos tras los festivos revela alza sostenida en Burgos y en Miranda, pero abrupta en Aranda. La capital burgalesa es de las que menor incremento registra en la región

En la capital se confirmaron el lunes 90 de los 122 nuevos positivos detectados en los centros de salud de toda la provincia, el 73% del total. - Foto: Patricia González

Una vez terminada la Semana Santa se ha confirmado que el aparente estancamiento de los nuevos contagios por coronavirus registrado en los festivos era consecuencia del infrarreporte de datos y no reflejo de la realidad de la provincia, en la que la cuarta oleada sigue ganando fuerza. Solo Segovia supera en la Comunidad las incidencias acumuladas de Burgos (300 y 158 nuevos positivos en 14 y 7 días, respectivamente, y siempre por cada 100.000 personas). Ahora bien, el detalle de las cifras también evidencia que la velocidad de aumento se ha ralentizado un poco con respecto a la de semanas previas; algo que, en un contexto de alza generalizada, es posible porque Burgos y Miranda mantienen un ascenso muy progresivo y más bien lento. En Aranda, en cambio, es abrupto, de los más altos de los grandes municipios de la región.
Los datos oficiales de la Junta, de hecho, permiten comprobar que entre las capitales, la burgalesa era ayer de las que menor aumento registraba. Esto no significa que la situación sea buena, sino que la velocidad de transmisión del virus es más lenta que en otros grandes municipios. Las tasas de contagio (siempre por cada cien mil habitantes) eran ayer de 426,8 y 220,5 (en 14 y 7 días, respectivamente); incidencias que en fase de aumento no se registraban desde mediados de enero en la capital.

[Más información en la edición impresa de Diario de Burgos de este miércoles]