Pacto Gobierno: Mañueco sostiene que es "malo para España"

SPC
-

El presidente de la Junta afirma que "la letra pequeña con los separatistas está todavía por ver" y anticipó no se aceptarán "aventuras territoriales"

Alfonso Fernández Mañueco. - Foto: Ical

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, calificó hoy de "malo" el programa de Gobierno presentado ayer por PSOE y Unidas Podemos. "Es malo para España”, porque “habrá más impuestos y una subida desmedida del gasto público”, que “generará una situación de más paro”. Por tanto, sostuvo que “si la economía va mal, afectará a los más vulnerables”.

Así lo manifestó durante su visita a Salamanca antes de participar en el tradicional acto de homenaje a Miguel de Unamuno, en esta ocasión por el 83 aniversario de su fallecimiento, en el que también estuvo presente el cineasta Alejando Amenábar.

Mañueco señaló que Pedro Sánchez se ha preocupado, por encima del bienestar de los españoles, “de perseguir el poder y gobernar a toda costa de la mano de los populistas y de quienes no quieren ni creen en España”, a pesar de que tenía la opción de la moderación, pero “él ha optado por la radicalidad de los separatistas”, apuntó.

Frente a esto, dijo, está la situación en Castilla y León, con un “gobierno coherente, fruto del diálogo y el consenso y con moderación que apuesta por el interés general y el bienestar de las personas” y que “va a ser un contrapeso desde el diálogo y lealtad institucional”.

En ese sentido, el presidente de la Junta apostilló que será “reivindicativo y exigente” con el Gobierno de España, en temas tan importantes como afrontar el reto demográfico en el país y la región; para pelear por una mejor financiación para que los servicios públicos mejoren y sean de mayor calidad; así como apostar por infraestructuras ferroviarias o el corredor Atlántico. Además, añadió que España y Castilla y León necesitan “un plan de reindustrialización para seguir creando empleo y oportunidades”.

El presidente también afirmó que “la letra pequeña con los separatistas está todavía por ver", y anticipó que la “Comunidad estará vigilante y comprometida con el constitucionalismo”, sin aceptar "aventuras territoriales", como apuntó.

Asimismo, criticó los tiempos de esta negociación para la investidura, porque “demuestran que ha tenido demasiada premura” al fijar el debate cuando los españoles están pendientes de otras circunstancias, donde se refirió  a las fechas navideñas, por lo que a su juicio, "se han aprovechado de la distracción de los españoles".