Semcal crece en España y prevé elevar un 25% su plantilla

G. Arce
-
Semcal crece en España y prevé elevar un 25% su plantilla - Foto: Luis López Araico

La compañía de 'vending' participa en el programa de apoyo a las pymes Crecer, de Caja de Burgos, con el fin de reinventarse y reforzarse en la próxima celebración de su 50 aniversario

Semcal afronta sus 50 años de trayectoria, que celebrará en 2020, con la ejecución de un plan estratégico que prevé consolidar la implantación nacional de la empresa de vending e incrementar hasta un 25% su plantilla, compuesta actualmente por 60 trabajadores. La compañía burgalesa ha dado este paso de la mano de la Fundación Caja de Burgos y, más en concreto, del plan Crecer, iniciativa enfocada al apoyo de las pymes locales con potencial de crecimiento.
La empresa fue fundada por Jesús Calvo Merino y actualmente está regentada por la segunda generación familiar, liderada por Jesús y sus hermanos Fernando y Daniel. De las máquinas de chicles de bola  que se activaban introduciendo una moneda y girando una manilla, se saltó a los dispensadores de café, de refrescos, de snacks, de comida fría... De Burgos, su sede social y centro de decisión, dieron el salto a Valladolid con una segunda delegación, luego a Álava y desde hace siete años han desembarcado en Madrid y buena parte de España. «Nuestro sector está inmerso en una globalización a nivel nacional, los contratos se negocian fuera de Burgos y hay que atender otro tipo de empresas», explica Jesús Luis Clavo Nebreda, consejero delegado de la sociedad.
Aunque su sede continúa en el polígono de Gamonal, Semcal se considera una empresa nacional, pues tiene intereses en la mayoría de la geografía española y ya alcanza facturaciones por encima de los 5 millones de euros. Sus clientes son medianas y grandes empresas  y, en menor medida, el sector público y otro tipo de colectividades.
La colaboración con la Fundación Caja de Burgos y su participación en el programa Crecer coincide en el momento en el que Semcal buscaba «trabajar de otra forma».  «El desembarco en Madrid ha supuesto un crecimiento muy fuerte, nos ha permitido conocer nuevos mercados, nuevas formas de trabajar y conocer competidores mucho más agresivos».
El nuevo marco les obligó a desarrollar un plan estratégico en cuyo desarrollo han contado con el punto de vista externo que aporta la Fundación Caja de Burgos. «Hemos podido colaborar, intercambiar conocimiento y experiencia y, además, en Burgos», explica Clavo.  
El plan se enfoca al periodo 2018-2020, evitando abarcar un tiempo más amplio en el que el mercado del vending puede cambiar mucho. «Cada año nos marcamos unas líneas de acción no solo en la producción o en las inversiones, sino en la forma de trabajar, para llegar a los objetivos fijados para 2020».
Los pasos dados incluyen nuevas certificaciones y la apuesta tecnológica. «Vivimos un cambio tecnológico importante en nuestro sector, que también sufrirá en los próximos años una concentración de empresas y nosotros queremos estar ahí». Semcal, como empresa histórica «referente» en España, no descarta la compra de competidores para crecer y entrar en otros mercados. «Hoy las máquinas son autómatas e incorporan programación muy avanzada, pero este cambio tecnológico no ha venido acompañado con la profesionalización del sector. El mercado español está muy atomizado y muchas empresas pequeñas no pueden soportar estos cambios tecnológicos y quedan reducidas a servicios de vending residuales», explica Jesús Calvo.   
SANDWICH

Semcal, recuerda, fue fuerte en su momento en el negocio del catering. Hace más de 25 años impulsó la elaboración de los sandwich de triángulo protegidos en estuches y con caducidad a los 12 días. Estos elaborados se distribuyeron en compañías aéreas y empresas de vending de toda España. Con la crisis del 11-S aquel tipo de comida se dejó de servir gratuitamente en vuelo...
La novedad más importante que afrontan ahora son los cambios en la forma de pago que aceptan las máquinas de vending, «que van a propiciar la interrelación con el usuario final».Es una idea a la que aún se está dando forma, al igual que la irrupción en el mercado de las empresas chinas aún es incipiente pero crecerá.
«Cada vez se va más a los desarrollos a medida para nuestros clientes, adaptamos los diseños, los servicios y las máquinas a lo que nos piden».