La Junta denuncia una reducción en las entregas a cuenta

SPC
-
Pilar del Olmo, consejera de Economía y Hacienda de la Junta. - Foto: Ical

Del Olmo critica un desfase de 474 millones entre los ingresos comunicados un día antes y los que figuran en el proyecto y pedirá explicaciones a la ministra

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, calificó hoy de “irreales o ficticios” los Presupuestos Generales del Estado presentados por el Gobierno en el Congreso para 2019 al entender que se asientan en una “ilusión recaudatoria” y por la merma en las entregas a cuenta a la Comunidad, entre la partida comunicada oficialmente y la que figura en las cuentas.

El Consejo de Gobierno realizó un análisis detallado de las cuentas del que informaron en la rueda de prensa posterior las consejeras de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, y la portavoz y titular de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos. “La valoración no puede ser más que negativa”, resumió Del Olmo en declaraciones recogidas por Ical.

La consejera de Economía y Hacienda criticó que el 10 de enero se les comunicara oficialmente la cifra de 6.236 millones y en los presupuestos registrados en el Congreso figure 6.710 millones, a la vez que recordó que en el mes de julio se les informó de que contarían con 6.500 millones. Del Olmo denunció la “incertiduembre generada, defendió que la Junta, ante la falta de claridad, no haya elaborado sus cuentas y afirmó, a preguntas de los periodistas, que pedirá una explicación a la ministra Montero.

En relación a la partida de las entregadas a cuenta, base para la elaboración de los presupuestos autonómicos, reconoció que “debería ser coherente” que la cifra sea la que figura en los presupuestos pero insistió en el desfase de la comunicada oficialmente y en la “incertidumbre” que ello genera.

Según Del Olmo, son los primeros presupuestos que “se gestan” sin que las Cortes Generales hayan aprobado el techo de gasto y la senda de estabilidad, a lo que unió la duda de que los ingresos se basen en un crecimiento del 12 por ciento por la recaudación impositiva, entre la que figura la presupuestación de dos impuestos -transferencias financieras y economía digital- que no se han aprobado aun y el Gobierno no lo tiene asegurado ante la aritmética parlamentaria.

“El aumento de impuestos es agua de borrajas, es una ilusión recaudatoria”, esgrimió la consejera, convencida de que resulta “difícil de creer” en un marco de desaceleración de la economía, en que el Gobierno ya ha rebajado la previsión de crecimiento, y en el que se creará menos empleo.

Respecto de las entregas a cuenta, y tras volver a criticar la “grave renuncia” a reformar el sistema de financiación autonómica, insistió en la “incertidumbre” y recalcó que, de nuevo, no se cubren los gastos de los servicios públicos fundamentales que presta la Comunidad. “Esta es la realidad del presupuesto, no lo que algunos han vendido a bombo y platillo”, anotó, en referencia a la valoración de la delegada del Gobierno, Virginia Barcones, y del líder socialista, Luis Tudanca.

Del Olmo insistió en que no se “fían” de los ingresos comunicados y en que “se repite la historia” de la etapa de los “brotes verdes” de José Luis Rodríguez Zapatero, cuyas consecuencias aun pagan al ritmo de 73,8 millones cada año para devolver 2.000 millones inflados, aunque recordó que “gracias” al anterior ministro Montoro la devolución no se realiza en cinco años sino en 20.

Por otro lado, la consejera criticó que la liquidación del IVA no sea del año 2017 completo, sino de once meses, por lo que añadió que ya reclamó el último mes del año a la ministra en el mismo ejercicio para contra con “ingresos ciertos” para la Comunidad. “Son cifras en el aire”, aseveró, en relación a que se paguen trece mensualidades.

Del Olmo reconoció, en la rueda de prensa, “cierta similitud” entre el impuesto de Garoña de la Junta, presupuestado en 2018 y aprobado un año después, con los dos que prevé crear el Gobierno e incluye en su presupuesto, si bien marcó distancias con la “previsión moderada” de 10 millones recogidos -se han recaudado 15 millones, afirmó- y con “la seguridad” de que se aprobaría en las Cortes. “Era más fácil aprobar en Castilla y León, al Gobierno le va a costar”, observó.

Nos engañan

La consejera portavoz se centró en el detalle por ministerios y constató que las políticas demográficas se quedan “en faroles”, que las ayudas finalistas “priman” a comunidades con más paro, que el incremento en vivienda va a otros territorios y que en sanidad hay “cero euros” para las medidas estrellas del Gobierno de universalización y “reducción que no eliminación” del copago sanitario.

Como titular de Agricultura y Ganadería, censuró que Seiasa no presupueste 33 millones para regadíos, que junto a la aportación de la Junta y de las comunidades de regantes supondrían una inversión de 175 millones. “No generan 175 millones y la Junta perderá 17,5 del Plan de Desarrollo Regional”, denunció.

“Nos están engañando” con estos presupuestos, recalcó la portavoz, que se refirió a una “recaudación inexistente”, a la previsión de una desaceleración económica y al aumento de impuestos para realizar “inversiones en las comunidades con las que negocian” las cuentas -en referencia a Cataluña-. “Castilla y León es prudente, pero no vamos a consentir que el Gobierno se mantenga a costa de los intereses” de los castellanos y leoneses, remató.