González: "Me preocupa la licitación del nuevo hospital"

I.M.L.
-

La alcaldesa de Aranda de Duero comparte un balance de cómo se cerraba 2019 y las previsiones de trabajo en este nuevo año

González: "Me preocupa la licitación del nuevo hospital"

Con el estreno del año, en el Ayuntamiento de la capital ribereña se enfrentan a retos como sacar adelante las primeras cuentas presupuestarias del bipartito PP-Cs o exprimir la oportunidad de promoción que da el título de Ciudad Europea del Vino en este 2020, más allá de una larga lista de necesidades domésticas. Su principal responsable, la alcaldesa arandina Raquel González, hace balance de los primeros meses de mandato y del panorama que se presenta para los próximo doce meses.

¿Cómo calificaría el año que acabamos de dejar atrás en plano de la política local? ¿Intenso, complicado, revelador?

Ha sido intenso, como todos los años electorales, pero este especialmente. Desde el punto de vista municipal también lo ha sido, dados los resultados electorales y el pacto para conformar una posibilidad de gobierno.
Y desde el punto de vista de los resultados, ha tenido sus más y sus menos. Proyectos que se venían esperando desde hace mucho tiempo se han hecho realidad, como la avenida Burgos o la calle Moratín, que pueden tener más o menos detractores pero que, sin duda, son dos espacios urbanísticos que han quedado completamente remodelados. 

Como alcaldesa y ciudadana de Aranda, ¿está satisfecha con el resultado de la reurbanización de esas dos zonas?

Yo sí lo estoy porque esos espacios tienen que ser para el disfrute del peatón y, desde luego, todas las políticas que se hagan en infraestructuras desde este equipo de gobierno van a ir por esa línea.
Recuerdo una de mis primeras actuaciones como concejala de Barrios, hace muchos años, fue el cierre al tráfico de la calle Isilla. Fue una revolución, pensábamos que el mundo se iba a caer, y, sin embargo, todos paseamos por la calle Isilla y ya nadie se acuerda.
Con obras como estas se consigue, además de una reducción de la velocidad de la circulación, la de las emisiones de dióxido de carbono de los vehículos, además de incluir avances como el asfalto fonoabsorbente o las baldosas fotocatalíticas que absorben gases nocivos. 
Entiendo que los vecinos hayan estados molestos con los retrasos en las obras, y por eso quiero poner en valor el gran trabajo que se está haciendo por parte de una empresa arandina en Virgen del Carmen. 
Antes de que la interrumpiese, estaba realizando un balance de lo logrado en 2019...
Si, y podríamos seguir con otros proyectos que están muy adelantados aunque con retrasos. Uno de ellos es el edificio de la Banca Pecho, que esperamos poder trasladar al persona municipal a esas nuevas instalaciones en el verano, con lo cual ya podríamos seguir mejorando otras instalaciones municipales como la Casa Consistorial. 

¿Y más allá del capítulo de obras?

Hemos cumplido con uno de los objetivos muy importantes como es el ‘papel cero’, poner en marcha la administración electrónica. Es cierto que lo hemos hecho un poco contra reloj, pero los datos de la empresa nos dicen que en mes y medio hemos puesto en marcha todo un procedimiento que en otros sitios han tardado entre seis y nueve, por lo que hay que felicitar a los trabajadores del Ayuntamiento por su esfuerzo.

Uno de los momentos que usted calificó como satisfactorio y que va a tener su materialización este año es la designación de Aranda de Duero como Ciudad Europea del Vino 2020. 

Es algo que no logramos en 2016 pero que en esta ocasión ha recaído en nosotros. Todos los actos comenzarán el 7 de febrero y confiamos en que este sea un buen año para la promoción de la capacidad turística y enogastronómica de nuestra ciudad.
Hemos comenzado con la promoción a nivel nacional, en ciudades como Burgos o Madrid, pero este reconocimiento tiene una gran proyección a nivel europeo, sobre todo en países como Italia, Francia y Portugal. 
Todas las actividades que ya se celebran en Aranda, como Sonorama Ribera, la Gran Fiesta de la Vendimia o la Vuelta Ciclista Junior a la Ribera del Duero, han contribuido para lograr este nombramiento, pero este año habrá otras muchas que van a sumar. Para ello, necesitamos tanto de las localidades de la comarca como de la comunidad de Castilla y León, lo que le trasladamos al consejero de Agricultura, ya que Aranda es la primera ciudad castellano leonesa con este reconocimiento. 

En la recta final del año, les ha sido imposible ejecutar el reparto de las partidas de remanentes. ¿Qué va a pasar con lo que ha quedado en el tintero?

Es verdad, teníamos el proyecto de los Jardines de don Diego o temas como la avenida de Castilla. Ese dinero no se pierde, si no se gasta, al año siguiente lo tendrás para gastar en otra cosa. Por lo tanto, muchos de esos planteamientos que no se han podido ejecutar este año serán prioritarios para este 2020. 
Por ejemplo, la redacción del proyecto de los Jardines o la reurbanización de la avenida Castilla u obras en instalaciones deportivas. Otras muchas cosas sí se ha llegado a tiempo, como la adquisición del multacar o la cabina de descontaminación de amianto o el arreglo de caminos o las reformas en el edificio El Molino, están adjudicadas y se ejecutarán en estos primeros meses del año. 

A lo que tampoco ha dado tiempo es a ni siquiera empezar a debatir el proyecto de presupuestos.

Ese documento está entregado ya, a la espera de que Intervención informe. Los presupuestos los ha elaborado la concejala de Hacienda, con las necesidades de todas las concejalías. Además, Vox los conoce porque se los hemos facilitado para que hiciesen sus planteamientos porque son nuestros compañeros de trabajo en el día a día; el resto de los partidos los conocerán cuando se lleven a la comisión informativa, como es habitual en la gestión ordinaria de cada expediente.
Son unos presupuestos muy realistas y, si queremos que el Ayuntamiento de Aranda siga funcionando, no nos queda otra que pasar por ellos. Pero quiero hacer un llamamiento a la responsabilidad de todos para que este Ayuntamiento tenga, en un año tan especial como este, sus propios presupuestos para poder ajustarse a la realidad de las circunstancias.

¿Cuál va a ser la línea inversora del Ayuntamiento para este año?

Tendremos posibilidad de invertir a través de los remanentes, pero en los presupuestos solo se ha metido en inversiones la avenida Castilla completa, la redacción del proyecto de los Jardines de don Diego y mejoras en instalaciones deportivas.
Unos presupuestos que sufren una rebaja inversora de un millón de euros, a causa del aumento del capítulo de gasto en personal.
Este aumento, que ronda el 10% en comparación con 2019, es consecuencia de las contrataciones que hemos realizado el pasado año, cubriendo puestos que llevaban años vacantes. Además, si queremos cubrir más plazas, tenemos que consignarlas en los presupuestos para que tengan su dotación económica correspondiente.

En la lista de tareas pendientes, hay reivindicaciones muy repetidas pero no escuchadas. ¿Qué espera de la Junta de Castilla y León y del Gobierno central?

Sigo confiando en el compromiso de esas administraciones, con las que la relación es buena y espero que este año tengamos alguna respuesta. Es cierto que seguimos con los mismos temas. En el caso del nuevo hospital, desconozco cómo va el proceso de licitación, me preocupa la falta de avances. Espero que la Junta cumpla su compromiso de apoyar económicamente la Ciudad Europea del Vino 2020.
En cuanto al Gobierno central, sobre el tema del Directo no sabemos nada, más allá que el proyecto de cambio de traviesas que no nos lo creemos, igual que no nos hemos creído antes las sucesivas partidas inversoras para mantenimiento de nuestra parte de la vía porque no ha sido así.