Diez años de prisión por abusar de su sobrino menor de edad

A.D.C.
-
Diez años de prisión por abusar de su sobrino menor de edad - Foto: Luis López Araico

El acusado, natural de Madrid pero vecino de Aranda, deberá indemnizar a la víctima, que ahora tiene 15 años, con 30.000 euros por los daños morales, según la sentencia de la Audiencia Provincial

La Audiencia Provincial de Burgos ha condenado a diez años y un día de prisión a un varón de 26 años por abusar en repetidas ocasiones de su sobrino menor de edad. El fallo judicial pena exactamente a J., natural de Madrid pero vecino de Aranda, «como autor criminalmente responsable, en grado de consumación, de un delito continuado de abuso sexual a un menor de dieciséis años con penetración de órgano por vía bucal». El acusado también deberá indemnizar a la víctima, de actualmente 15 años, a través de su representante legal con la cantidad de 30.000 euros por daños morales.

La Audiencia Provincial considera de esta forma probado que J., con ánimo de «satisfacer sus instintos libidinosos y aprovechando las visitas que su sobrino menor, nacido en 2004, realizaba al domicilio en el que vivía el acusado con sus padres, en Aranda de Duero, así como las coincidencias de ambos en el domicilio de la abuela del acusado, también en Aranda, procedió, durante los años 2011 y 2012, a practicar felaciones y masturbaciones sobre el menor y a pedir que éste se las hiciera a él, cosa que el menor efectuaba. Otras veces el condenado frotaba su zona genital contra las nalgas del menor y se hacía frotar de igual manera por su sobrino». Estos hechos concluyeron cuando la víctima alcanzó los ocho años de edad y se opuso a continuar realizándolos. Sin embargo, en fecha no determinada pero siempre en el mes de enero de 2017 y teniendo la víctima la edad de doce años, el condenado, en el interior de un vehículo y en presencia de otros familiares, aprovechó un momento de distracción para besar en la boca a su sobrino.

Los hechos empezaron en 2008, cuando J. era menor de edad y por dichos actos se abrió por el Juzgado de Menores de Burgos otro Expediente. J. fue diagnosticado desde su infancia de hiperactividad y de inteligencia límite, circunstancias que, según el Juzgado, no disminuyen sus capacidades de conocimiento y voluntad, siendo por ello, también según los Tribunales, totalmente imputable. Por todo ello ahora este arandino de 26 años ha sido condenado a diez años de prisión y a una indemnización de 30.000 euros. La sentencia puede ser todavía recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia.