Saldaña le regala un belén al papa

G.G.U. / Burgos
-

Lo hicieron alumnos de la ESO y el profesor de Religión se lo entregó el 30 de diciembre

Momento en el que el profesor Enrique de la Torre le entregó el portal de Belén al papa Francisco, muy sonriente. - Foto: DB

Es tradición que los alumnos de 2º de la ESO del colegio Saldaña elaboren un Belén en vísperas de Navidad para la asignatura de Religión. Lo que no es tan habitual es que parte de ese trabajo acabe en el Vaticano, después de que lo recoja la máxima autoridad de la Iglesia católica.
Algo de lo que los escolares cel centro educativo del casco histórico sí pueden enorgullecerse este año, porque en la audiencia general del pasado 30 de diciembre el papa Francisco recibió sonriente una caja de cartón con el portal que, hasta entonces, presidía el Nacimiento realizado con cápsulas de café.
El profesor de Religión Enrique de la Torre fue el promotor de la iniciativa y el responsable de hacer la entrega, hecho que relata con manifiesta satisfacción. «Me casé el año pasado y tenía previsto ir con mi mujer a la audiencia general, así que se me ocurrió que igual tenía ocasión de entregárselo y se lo comenté a los alumnos, que hicieron el trabajo con un poco más de cariño de lo habitual», relata en conversación telefónica.
En esas ocasiones, la plaza de San Pedro está a rebosar, pero de la Torre explica que los recién casados tienen la posibilidad de colocarse más cerca del pasillo por el que camina el Papa, que también suele dedicar unas palabras a los nuevos matrimonios. «Cuando le entregué la caja, puso cara de sorpresa y me dijo, en dos ocasiones: ‘No sabes lo que me gusta’», recuerda el docente, subrayando que dio todavía más muestras de satisfacción al saber que lo habían hecho adolescentes. «Fue muy cercano, muy cariñoso. Y lo bonito ha sido también la reacción de los alumnos al ver las fotos y saber que se lo había entregado», dijo.
Antes de partir hacia Roma, el profesor seleccionó las figuras que cabían en la cajita, en cuya parte trasera plasmó el nombre del colegio y de la ciudad, para que se recuerden siempre en el Vaticano.