Verstappen da la sorpresa en Spielberg

Europa Press
-

El holandés remonta y frustra el triunfo de Leclerc, que termina segundo en Austria por delante de Bottas

Verstappen da la sorpresa en Spielberg - Foto: FLORENT GOODEN / DPPI Media / AF

Max Verstappen (Red Bull) se ha llevado este domingo una espectacular victoria en el Gran Premio de Austria, novena cita del Mundial de Fórmula 1, tras superar en las últimas vueltas al monegasco Charles Leclerc (Ferrari), mientras que el español Carlos Sainz (McLaren) ha materializado una trabajada remontada desde la penúltima plaza a la octava. 
Su mala salida no impidió a Mad Max, arropado por cientos de compatriotas en las gradas de Red Bull Ring, protagonizar una carrera memorable, intensa y que se decidió a falta de dos vueltas para la bandera a cuadros, cuando el neerlandés, con mucho más ritmo, sobrepasó a Leclerc para hacerse con el primer triunfo del curso, el primero que no cae del lado de Mercedes. Precisamente, las flechas plateadas solo pudieron colocar a uno de sus coches en el podio, el del finlandés Valtteri Bottas, tercero.
La gran sorpresa en la salida la ofreció el propio Verstappen, que se quedó clavado y se vio lastrado hasta la séptima posición. Mientras, Leclerc mantenía su lugar de privilegio para iniciar una carrera en la que solo la parada en boxes le apeó momentáneamente de lo más alto. A su vez, Bottas salía tras el monesgasco y Lewis Hamilton (Mercedes), que partía quinto para cumplir la sanción de tres puestos en parrilla por un percance durante la Q1 con el finlandés Kimi Raikkonen, lograba rodar tras ellos, justo detrás de un sorprendente Lando Norris (McLaren) que se ponía tercero en la renombrada curva Niki Lauda. También iniciaba entonces su remontada Carlos Sainz, al que el cambio de motor le obligó a salir penúltimo. 

La entrada en garajes de Leclerc ofreció al líder del Mundial un efímero liderato, del que se despidió con una parada en la que cambió el alerón delantero. El de Mónaco, Bottas y el alemán Sebastian Vettel (Ferrari) copaban por entonces los tres cajones del podio. Fue entonces cuando Mad Max comenzó su exhibición; en la vuelta 50, superó al tetracampeón del mundo, y seis giros después se deshizo también del finlandés. Leclerc, que parecía festejar ya la victoria, empezó a ver a pocas vueltas para el final el coche del neerlandés en los retrovisores.   Le intentó pasar en la vuelta 68, pero Leclerc consiguió traccionar mejor. Sin embargo, la alegría le duró poco al de la Scuderia, ya que en la siguiente vuelta vio cómo le superaba para encaminarse hacia la victoria y frustrar el que hubiese supuesto su primer triunfo.