Briviesca se queda sin servicio de pediatría durante 15 días

S.F.L.
-

Los niños que requieran atención médica serán explorados por facultativos de cabecera por las mañanas y en urgencias por las tardes y noches

Una mujer esperó sin éxito a que su hija fuera atendida por un especialista. - Foto: S.F.L.

El servicio de Pediatría del centro de salud de Briviesca permanecerá inactivo durante 15 días. La médica de familia se encuentra disfrutando de sus respectivas vacaciones y su plaza no se ha cubierto. Los padres y madres que durante estos días solicitan citas para que sus hijos sean atendidos están recibiendo las citaciones a partir del 10 de diciembre, día en el que supuestamente la facultativa se incorporará de nuevo.
Mientras tanto, los niños que requieran atención médica especializada serán explorados por los doctores de cabecera de sus progenitores en horario de mañana y en urgencias por las tardes y noches. Varios padres han mostrado su indignación a este periódico y aunque son conscientes de que todo trabajador es merecedor se sus vacaciones, «exigen» que el servicio de Pediatría en la capital burebana «nunca» quede vacante. 
Desde que la anterior especialista infantil se trasladara a Miranda en octubre del año pasado, los problemas no han dejado de apreciarse. La gerencia de Atención Primaria de Burgos indicó que el puesto se cubriría, sin embargo, en vez de implantar el servicio de un pediatra, una médica de familia se encarga de prestar el trabajo. «Nuestros hijos se encuentran bien atendidos pero consideramos que con la cantidad de niños que hay en Briviesca el centro de salud debería de contar con un pediatra», afirman varias madres. 
Otra de las alternativas con las que cuentan los niños enfermos se trata del traslado a urgencias del Hospital Universitario de Burgos, pese a que se ubica a más de 40 kilómetros de distancia. Aquellos que no dispongan de vehículo propio tendrían que utilizar el transporte público (autobús o tren), pero las conexiones no son del todo útiles, sobre todo por las tardes, noches y días festivos. Además, ninguna institución se hace cargo de los gastos que supone el viaje. «Pagamos nuestros impuestos y por ello nos merecemos unos servicios dignos», expone otra primogénita. 
La falta de la atención pediátrica coincide con el comienzo de los catarros y gripes de los más pequeños. Dos madres manifiestan que como sus hijos no han sido atendidos por la médico de familia no las ha quedado otro remedio que ir a la farmacia y comprar la medicación que allí mismo las han recomendado. «Automedicamos a nuestros niños», aclaran. 
Como consecuencia de la plaza vacante tras el traslado de la anterior especialista en 2018, los padres y madres de toda la comarca burebana crearon una plataforma de afectados por el servicio de Pediatría en las redes sociales. Hubo una recogida de firmas que fueron entregadas a la Consejería de Sanidad y finalmente consiguieron una doctora para los más pequeños. No alcanzaron su objetivo del todo ya que en vez de pediatra hay una médico y una de las impulsoras de esta iniciativa declara que varios progenitores no quisieron reclamar más por «miedo» a quedarse sin nada.