scorecardresearch

La reforma del Mercado G-9 aumenta ventas y clientes jóvenes

C.M.
-

Los comerciantes de los 6 puestos de la primera fase están encantados con las instalaciones y confían que con la próxima instalación de otros 5 y la cafetería se revitalicen todavía más

El bullicio y el trasiego han vuelto a las remodeladas instalaciones municipales ubicadas en el corazón del barrio de Gamonal y en breve se abrirán nuevos puestos. - Foto: Alberto Rodrigo

Los mercados de abastos tienen futuro siempre que mejoren sus espacios y se adapten a las necesidades de sus clientes, al menos así lo ha puesto de manifiesto la remodelación de ubicado en el G-9, ahora rebautizado como de Gamonal. Hasta hace dos años era pocos los compradores, -salvo los más fieles, los que entraban a unas instalaciones oscuras, en mal estado de conservación y en las que quedaban escasos puestos abiertos pero a raíz de la primera fase de la remodelación la actividad se ha reactivado y ha aumentado la clientela, especialmente la más joven que se había alejado de este tipo de oferta.

La inversión municipal cercana al millón de euros ha permitido cambiar por completo la imagen  exterior del edificio, al darle un aspecto más moderno y colorido que el originario ladrillo caravista, pero sobre todo del interior con unos puestos más amplios, más cómodos y dotados de una mayor iluminación. 

El cambio lo han notado ya los seis comercios instalados tras finalizar la primera fase y se espera que el recinto comercial se anime más con la próxima apertura de los 5 que optaron a la concesión en otra convocatoria y de la amplia cafetería. Ahora terminadas las obras, salvo pequeños remates, se espera que puedan abrir en los próximos meses y amplíen la oferta comercial con nuevos productos frescos.    Posteriormente, se convocaría un nuevo concurso para tratar de ocupar los otros 5 puestos que todavía están libres. 

Mientras eso sucede la actividad no se detiene en el mercado. En el exterior una larga cola de personas espera su turno, dado que debido a la pandemia hay control de aforo.  Hay bullicio en los seis comercios en funcionamiento, dos carnicerías, una pescadería, dos fruterías y una pollería. Cristina Gurrionero, de Pescaderías Fribersa, asegura que ha aumentado la clientela en los últimos meses. «La gente ya no entraba y ahora entra gente nueva, sobre todo jóvenes y los sábados».

Juan Herreros, de Frutas El Soriano, es de la misma opinión. «Las perspectivas son buenas. Estamos notando que han regresado algunos compradores que hacía tiempo que no venían y los puestos son más cómodos y amplios», afirmó, aunque espera que habiliten un aparcamiento para atraer a personas de otros barrios y que hacen compras más grandes.

Encantado con el regreso de antiguos clientes y la entrada de ortos nuevos también está Iván Vicario, de Carnicerías Vicario. «El mercado está funcionando muy bien y cuando abran los nuevos puestos, todavía mejor. Las instalaciones son magníficas».

La concejala de Comercio, Rosa Niño, está contenta con el resultado de la rehabilitación y confía en sacar el nuevo concurso para cubrir los 5 que quedan. «Estamos contentos con el resultado al tener que haber trabajado sobre un edificio ya existente y nos encanta que los comerciantes estén contentos y hayan aumentado sus ventas», puntualizó, al tiempo que animó a los jóvenes a optar por alguno de los puestos libres al ser un «buen plan de negocio».

También celebró que los comerciantes instalados en el Mercado de Gamonal se hayan adaptado a las nuevas demandas de los clientes como la posibilidad de hacer el pedido por teléfono o aplicaciones móviles y que se lo lleven a casa. «Es importante este tipo de servicio, tanto para las personas mayores como para más jóvenes».

Niño mostró su deseo de que antes de verano estén todos los puestos funcionando. Paralelamente, se trabaja en solucionar el problema del aparcamiento. El edificio cuenta con 18 plazas pero sería necesario instalar una barrera de entrada que se activaría con el tique de compra pero se están barajando otras opciones que pasarían por el establecimiento de una 'zona naranja' similar a la que existe en el centro en la que se pudiera aparcar durante media hora. «Tenemos que hacer un estudio de las personas que vienen al mercado en coche, se habla de entre un 10 y un 15%. Sin embargo, si damos la opción de que el cliente tenga facilidades para aparcar puede venir un mayor número a comprar», señaló.