scorecardresearch

ADIF anuncia la expropiación de 190 fincas en el último tramo del AVE

G. Arce / Burgos
-

El reciente modificado en el trayecto Estépar-Variante Ferroviaria de Burgos afecta a varios propietarios en los términos de Estépar, Cavia, Frandovínez, Buniel y San Mamés

Estado de las obras en la zona del túnel de las Calbezadas, en el término de Estépar. - Foto: Jesús J. Matías

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) de Alta Velocidad ha destinado un presupuesto de 31.939,89 euros para la expropiación forzosa de un total de 190 fincas repartidos entre los términos municipales a los que afecta el tramo Estépar-Variante Ferroviaria de Burgos del AVE, actualmente en obras y que suma un presupuesto total de 83,5 millones de euros.

Según recoge el anuncio del Ministerio de Fomento publicado ayer en el Boletín Oficial del Estado y confirman algunos de los ayuntamientos afectados, las expropiaciones se producen a raíz del modificado del proyecto de construcción de la plataforma. En total, son 31 fincas en Estépar, 99 en Cavia, 32 en Frandovínez, 23 en Buniel y 5 en San Mamés de Burgos. En el caso de Cavia, todos los terrenos son para expropiación, mientras que en el resto de términos municipales el destino de las fincas se reparte entre expropiaciones y servidumbres y, en  menor medida, en ocupación temporal de terrenos.

Tras el anuncio publicado ayer en el BOE se abre un periodo de información pública a partir de hoy que se prolongará por espacio de 15 días.

La documentación de expropiaciones del mencionado proyecto se puede examinar en la sede de la Subdelegación del Gobierno, en la Subdirección de Construcción II de ADIF Alta Velocidad (Madrid) y en los cinco ayuntamientos afectados.

Las alegaciones que se formulen irán dirigidas a la Subdirección  de Construcción II de ADIF-Alta Velocidad.

Obras. Desde Estépar se confirmó ayer el avance de las obras, especialmente en el entorno del futuro túnel de Calbezadas, la realización más importante.

El Gobierno mantiene 2015 como fecha para la llegada de la alta velocidad a la estación Rosa de Lima de Burgos, plazo muy cuestionado por el estado actual de los trabajos de este último tramo, con 11,5 kilómetros de longitud y adjudicado por 80,5 millones a la UTE formada por Torrescámara y Altec Infraestructuras. La decisión se tomó a finales de 2009 pero la obra estuvo detenida una primera vez, por un modificado en el túnel de las Calbezadas, más de 2 años. Cuando se había retomado con brío, volvió a pararse durante 5 semanas, si bien la intervención de la ministra de Fomento con una declaración de excepcionalidad permitió reanudarla mientras se tramitaba otro modificado.