Bicibur también para turistas y con patinetes eléctricos

C.M.
-
Bicibur también para turistas y con patinetes eléctricos - Foto: Luis López Araico

En la actualidad solo es posible darse de alta por un año pero a mediados de verano se podrá hacer por 24 o 48 horas

La bicicleta está cobrando un protagonismo cada vez mayor en la movilidad urbana y, además, es un medio de transporte sostenible. Muchos burgaleses de la capital optan por adquirir su propio vehículo de dos ruedas pero más de un millar se han dado de alta en Bicibur. Burgos fue pionera en implantar este servicio de préstamo municipal hace 13 años, con tan solo cuatro puntos de préstamo pero ha ido creciendo hasta sumar en la actualidad 22 y 100 de vehículos totalmente renovados. El usuario paga 15 euros al año por disfrutar de este servicio 24 horas al día los 365 días al año.
Por el contrario, tiene un coste para el Ayuntamiento de unos 90.000 euros al año, 80.000 que paga a la empresa adjudicataria más otros 10.000 euros en la reparación de los actos vandálicos. Aprovechando que el contrato con la actual adjudicataria del servicio, Bicicletas Castilla y León (Bicalia), finaliza ahora la intención es convocar un nuevo concurso con algunas novedades.
Por un lado, se quiere ampliar la posibilidad de que el servicio no solo sea usado por los burgaleses (alta en el servicio es por un año completo), sino también por los turistas o visitantes. Es decir que una persona que llegue a la ciudad (también de la propia ciudad que quieran usar el servicio de manera esporádica) pueda darse de alta y usar las bicis durante 24 o 48 horas mediante el pago de una tarifa de 3 y 5 euros, respectivamente, mediante una tarjeta de crédito.
Otra novedad sería la posibilidad de prestar también vehículos de movilidad personal como patinetes eléctricos, segway o monociclos, es decir adaptarse a los nuevos modelos de movilidad que está implantándose en otras ciudades.
También se cambiará el modelo de contrato, ahora la adjudicataria recibe 80.000 euros por la gestión, independientemente del número de usuarios, y la adquisición de las bicicletas y la instalación de las bancadas corre por cuenta del Ayuntamiento y la idea es que pase a ser un contrato de concesión de servicio. La licitación saldrá a concurso por 85.000 euros y la empresa deberá pagar la renovación de los vehículos y las bancadas a cambio del cobro de una tarifa. De este modo, la empresa ingresará más a medida que aumente el número de usuarios. «Se transfiere gran parte del riesgo a la empresa. Si tiene más de 1.000 usuarios gana dinero mientras que si baja de esa cifra perderá, de esta manera invertirá más en la divulgación del servicios, en que las bicicletas estén en mejor estado y también las bancadas. Cuanto mejor sea el servicio, más atractivo será», indicó el concejal de Servicio de Movilidad y Transportes, Jorge Berzosa.
La empresa que resulte adjudicataria deberá instalar dos nuevas bancadas o más si lo desea y deberá renovar las bicicletas durante los años que dure la concesión. Debido al uso, se estima entre cuatro y cinco años la vida útil de las mismas. La concesión será por 5 años con la posibilidad de prórroga por otros dos año a año.
También estaría obligada a mantener la tarifa de 15 euros anuales. A la hora de la adjudicación pesará la reducción del canon inicial, el uso de vehículos no contaminantes o ecológicos para el mantenimiento del servicio y la realización de actividades dentro de la Semana Europea de la Movilidad.
El contrato con la actual adjudicataria concluye este mes, pero el Samyt va a convocará un contrato menor de tres meses mientras se gestiona y se adjudica el nuevo contrato. La previsión es que en julio o agosto pueda empezar a operar la nueva empresa.
Paralelamente no se descarta modificar el reglamento de Bicibur para que las bicicletas puedan sacarse fuera del término municipal, por ejemplo usarlas para ir a recorrer la vía verde de Burgos a Cardenadijo. «Con dos horas casi no da tiempo ni a ir a Fuentes Blancas y es necesario ampliar las dos horas de uso», apuntó Jorge Berzosa.