Devolviendo el esplendor a San Nicolás de Bari de Sinovas

I.M.L.
-

La iglesia de San Nicolás de Bari, de Sinovas, está en plena restauración de sus mayores atractivos artísticos, como el artesonado mudéjar, que ha recuperado su viveza cromática, además del retablo mayor y las yeserías

Los relieves del retablo mayor se han desmontado para facilitar los trabajos de restauración. - Foto: DB

El interior de la iglesia de San Nicolás de Bari de Sinovas va camino de recobrar gran parte del esplendor que tuvo siglos atrás. A pesar de la desaparición de parte de su artesonado, por falta de conservación y que tuvo que recomponerse con una estructura moderna en madera sin policromar, lo que se conserva de esta joya mudéjar, única por la profusión de figuras y el detalle con el que fue hecha, ya está asegurado para que dure muchos años más y pueda contemplarse con una explosión de color recobrada.

La UTE Batea Restauraciones Restaurograma Hispania se hacía cargo de los trabajos por un importe que superaba los 450.000 euros, sufragado con fondos europeos, y un plazo de ejecución de 12 meses, que a pesar del obligado parón durante el confinamiento por la alerta sanitaria, van camino de respetarse. "Los días que no pudimos venir a trabajar, los hemos ido recuperando poco a poco, aún estaremos aquí todo el verano pero el trabajo no se ha visto retrasado", asegura María José Rodríguez, jefa de obra, durante uno de los descansos en las labores de restauración, que ya han concluido en el artesonado.

El mayor escollo que se encontraron los restauradores al comenzar con los trabajos lo encontraron en el soporte del artesonado por los daños que la humedad y la carcoma habían producido en él. "Había una falta de soporte en una zona central, donde habían desaparecido unas tablas de la estructura, que había producido una leve inclinación que no se aprecia pero tuvimos que actuar ahí con una importante consolidación", reconoce Fernando Zamanillo, responsable del proyecto de restauración.

Una vez completados estos trabajos, que a simple vista no se aprecian pero que son fundamentales para la futura conservación del artesonado, se pudo afrontar la parte más lucida: la consolidación y limpieza de la policromía, llegando incluso a tener que eliminar restos de desacertadas intervenciones anteriores. "En la zona que recorre toda la nave, había muchas partes que estaban cubiertas de temple blanco de las paredes y ahí han tenido bastante trabajo para eliminarlo, lo que ha salido está un poco peor pero se ha recuperado bastante", explica Gloria Martínez, directora de obra.

Junto a la antigüedad de este artesonado, que hace que se conserven muy pocos en la provincia, a penas tres o cuatro similares, su valor se sustenta también en la cantidad de motivos figurativos representados en él. "Son unas decoraciones en las que se ve una gran habilidad, están pintados con el pincel directamente, sorprende cuando estás en el andamio el detalle que tienen, desde aquí no se ve, pero parece que se deleitaban pintando", destaca Rodríguez, mientras Zamanillo pone el acento en la colección de bestias, animales mitológicos y los retratos que recorren toda la nave "que son como caricaturas, todas diferentes, de dibujo rápido".

OTROS TRABAJOS. Junto al artesonado, también se ha intervenido en la zona del coro, destacando también la recuperación de la policromía de la estructura de madera que lo sostiene, así como en la yesería gótica de la escalera y del púlpito, que los restauradores creen que podría ser del mismo taller que la de la iglesia de Santa María de Aranda y donde el paso del tiempo también había hecho estragos. "Había algunas partes que habían perdido volumetría, como las escamas del arco que estamos recreando, y tenía varias capas de cal que por acumulación reducían los contornos", recalca la jefa de obra, insistiendo en que la eliminación de estos restos inapropiados de cal había sido un trabajo muy minucioso y detallado para recuperarlo.

Ahora las labores se están centrando en el retablo mayor, cubierto por un gran andamio y del que se han retirado los relieves, las tablas policromadas y las tallas para ir interviniendo por parte en cada una de ellas. Además de su tratamiento curativo preventivo antixilófagos y la limpieza, se va a aprovechar para reintegrar los volúmenes perdidos en las maderas por efecto del paso del tiempo y una conservación defectuosa de una obra de arte del siglo XVI.