La Junta modificará la Ley del Juego en Castilla y León

ICAL
-

El consejero de la Presidencia señala que la comunidad siempre ha sido y seguirá siendo "responsable" en esta materia, contando con el sector y las asociaciones

El consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez (C), inaugura el XVI Congreso del Juego de Castilla y León en Aranda de Duero - Foto: Ricardo Ordóñez

El consejero de la Presidencia de la Junta, Ángel Ibáñez, anunció hoy en Aranda de Duero (Burgos) que acometerán esta legislatura una “modificación” de la Ley del Juego de Castilla y León, que “marcarán un incremento de los recursos humanos destinados a la inspección de determinados locales”, y que tendrá en cuenta “los cambios habidos desde el punto de vista social, tecnológico”.

En este sentido, el responsable regional, señaló que su objetivo es “actualizar” esta ley, “siempre contando con el sector y las asociaciones”. Ibáñez asistió hoy a la localidad ribereña, donde estuvo acompañado por la alcaldesa de Aranda, Raquel González, para inaugurar el XVI Congreso del Juego de Castilla y León, que se celebra en la localidad desde hoy hasta mañana, 27 de noviembre, y cuya temática es el ‘juego responsable’.

A preguntas de los medios acerca de qué medidas se están tomando desde la Administración con respecto a este tema, el consejero explicó que la primera medida llevada a cabo ha sido la presencia de la administración autonómica en la celebración de este Congreso, “contando con el sector del juego”, dijo.

Al respecto, subrayó que están “perfectamente implicados” con el juego responsable, para hacer a la sociedad consciente de que “los últimos avances sociales y tecnológicos están generando situaciones que son preocupantes en algún caso”, señaló, aunque esta situación “no es para demonizar al sector, sino para que sepamos adaptarnos a las nuevas circunstancias”, añadió.

Asimismo, aseveró que desde la Junta entienden que el área de servicio de juego que había en la comunidad “requería de un impulso”, y contar con “más y mejores recursos destinados a un control efectivo dentro de la actividad”. Por ello, anunció que en la próxima aprobación de las estructuras de las consejerías, “se potenciarán los recursos humanos, que puedan mejorar todas esas actuaciones que debe desarrollar la Junta”.

Ibáñez quiso además poner de manifiesto que, ante los anuncios emitidos por algunas comunidades sobre el cese de licencias de “modo inmediato”, Ibáñez quiso destacar que esa situación “no tiene por qué pasar en Castilla y León”, puesto que “ya tiene reguladas las distancias a los centros escolares , con máximo de 100 metros y las distancias entre los establecimientos de similares características con 300 metros”.

En este punto, puso en valor a la Comunidad, afirmando que “ya había hecho su tarea hace tiempo”, por lo que “ siempre ha sido responsable en esta materia y lo va a seguir siendo”, aseguró, contando con el sector y las asociaciones.

Ante la insistencia de los medios acerca de si considera que se deben endurecer las condiciones de este tipo de locales, el consejero señaló que “hay que tener en cuenta que en el sector que hay en Castilla y León, los espacios físicos, el juego presencial , es donde quizá no está habiendo tantos problemas”.

En este sentido, recordó que los jóvenes tienen acceso a modalidades de juegos y apuestas a través del móvil, “una regulación que no compete a la Junta”, apostilló, por lo que instarán que desde el punto de vista estatal estas cuestione se puedan regular”, así como el tema de la publicidad, que puede ser “agresiva” y que “quizá deba tener algún tipo de coto”, agregó.

Actividad consolidada en la comunidad

Por otro lado, el consejero de la Presidencia dio cuenta de la importancia que tiene la actividad del juego en la comunidad, señalando que se encuentra “muy consolidada”, siendo además “pionera por cuanto en muchas otras comunidades autónomas son a veces jornadas, ferias y otro tipo de actividades de tipo menor”, mientras que en Castilla y León se celebran este tipo de eventos “contando con la participación activa de los distintos subsectores del juego y con la comunidad”.

Asimismo puso de manifiesto que en la Comunidad operan más de 450 empresas de este sector, que generan más de 2.000 puestos de trabajo directos, “más los indirectos que pueden estar alrededor “, agregó, y que a su vez genera un impacto económico de más de 70 millones de euros para las arcas. Por lo tanto subrayó que se trata de un sector al que “hay que valorar la importancia que tiene desde el punto de vista económico y de dinamización del empleo”.

Por otro lado, quiso reiterar el compromiso de la Administración con la responsabilidad, señalando que las jornadas que se celebran entre hoy y mañana “abordan la perspectiva del juego desde un punto de vista responsable, como cualquier actividad humana”. A su vez, indicó que desde la Junta son también “sensibles a aquellos sectores que se ven afectados desde un punto de vista negativo por los efectos que puede tener el juego”, mostrando su compromiso “para poder paliar a través de distintos planes aquellas circunstancias y efectos negativos que se dan en jugadores, como puede ser la ludopatía”.

Por ello, en el congreso habrá mesas en las que profesionales del sector, de los medios de comunicación, organismos regulatorios, cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado podrán dar una perspectiva de “cuál es el contexto global de la situación del juego y cómo se tienen que abordar los últimos cambios sociales que se están produciendo”, indicó Ibáñez.

Las jornadas congresuales se celebrarán en el Auditorio de Caja de Burgos de la plaza del Trigo en la localidad burgalesa, el martes, 26 de noviembre, con ponencias y mesas redondas por la mañana y por la tarde, y el miércoles, 27 de noviembre, en sesión de mañana procediendo a la clausura a mediodía. Esta cita anual, tal y como recordaron tanto la alcaldesa como el consejero, se celebra por primera vez en una ciudad que no es capital de provincia de la Comunidad.

Asimismo, se prevé la asistencia de 300 personas en este foro de diálogo y de intercambio de experiencias. De esta forma, se pone en valor la oportunidad que supone para la promoción de la comarca de la Ribera del Duero, de sus productos, gastronomía y patrimonio histórico-artístico.