¿Cómo están ustedes? ¡Maaaaaaal!

R.P.B.
-

El Circo Holiday, habitual de los Sampedros en San Juan de los Lagos, teme por el presente y por el inmediato futuro. Si la situación no cambia, la desaparición de este tradicional espectáculo está cada vez más cerca

Justo Sacristán, director del Circo Holiday, frente a la carpa instalada en San Juan de los Lagos en una imagen de archivo. - Foto: Alberto Rodrigo

El Circo Holiday, asiduo de los Sampedros -donde ha estado presente casi ininterrumpidamente en los últimos veinte años- no solo no instalará su carpa en San Juan de los lagos este año. Puede que no lo haga en ningún sitio en un plazo largo de tiempo. El circo Holiday, que tiene entre sus integrantes a algún burgalés, está varado, contradiciendo su espíritu nómada, quintaesencia del espectáculo que representan. Justo Sacristán, su director, es muy sincero: lo están pasando muy mal y su preocupación es máxima. «Ha sido un parón tremendo y unas pérdidas terribles. Estamos en ERTE y esperando a que el Gobierno diga algo claro. Hemos sido los primeros en cerrar y seguro que vamos a ser los últimos en abrir, en que nos dejen», explica Sacristán a DB.

Para el responsable del Circo Holiday, del que dependen nada menos que 28 personas, las medidas anunciadas conspiran contra espectáculos como el suyo. «Va a ser muy difícil adaptar nuestros graderíos a lo que exigen». Estas semanas están siendo muy duras. Salvo Fofito, que se encuentra en su casa, el resto del equipo sigue la disciplina que exige un arte tan exigente, especialmente para los trapecistas que desafían las leyes de la gravedad. Pero sin ingresar un euro. Afincados en La Rioja, esperan inquietos la evolución de la desescalada. Inquietos y con miedo. «Estamos muy preocupados. Si esto no cambia, nuestro circo peligra. Con un aforo reducido, esto sería insostenible, no podríamos seguir viviendo de esto. Sería una ruina absoluta. Me da rabia que se hable estos días de ‘circo’ en cuanto al espectáculo que están dando nuestros políticos. Solo se habla de ‘circo’ para eso. Pero para apoya al circo de verdad, nada. Es ahora que necesitamos que nos nombren y nos ayuden. Somos cultura».

Larga trayectoria. Circo Holiday se creó en el año 1987, cuando la familia Sacristán decidió continuar con la labor que habían heredado de sus tatarabuelos. Así, la quinta generación circense soñó con hacer posible una sexta porque llevan el circo en la sangre. No fue nada sencillo: sus predecesores habían dejado el listón muy alto, pero su espíritu de superación, innovación y el duro trabajo hicieron que el público respondiera.

Los integrantes de Holiday temen que su carpa no vuelva a llenarse de público.Los integrantes de Holiday temen que su carpa no vuelva a llenarse de público. - Foto: Christian Castrillo

Hace unos años vivieron un duro golpe cuando se prohibió que los circos trabajaran con animales, una de las señas de identidad hasta ese momento de Holiday. Se adaptaron reinventándose con nuevos y mejores números circenses: trapecistas, equilibristas, magos, malabaristas, acróbatas, bailarinas aéreas y por supuesto, payasos. Y ficharon al gran Fofito, último representante de una estirpe de payasos ya legendaria y gran reclamo del circo tras la supresión de los animales. El coronavirus ha sido un freno en seco de su proyección, ya que Holiday es considerado uno de los mejores circos de España.