scorecardresearch

Nace un servicio de belleza que irá por 6 pueblos ribereños

L. NÚÑEZ
-

Tras 20 años en un centro de estética de Aranda, María Vélez ha decidido montar su propio negocio en plena pandemia para «mejorar la calidad de vida en el medio rural»

María Vélez comenzó a prestar sus servicios de belleza y bienestar el jueves en Villanueva de Gumiel en un salón cedido por el Ayuntamiento del municipio. - Foto: L. Núñez

Dicen que de toda crisis surgen oportunidades. Un ejemplo es el de María Vélez, quien el pasado agosto, a raíz del segundo confinamiento impuesto en Aranda de Duero, se planteó dar un giro a su vida y montar su propia empresa. Decidió cambiar el centro de belleza en el que había trabajado los últimos veinte años en la capital ribereña por un modelo de negocio itinerante por los pueblos.

Hoy ese proyecto es una realidad. Desde hace apenas dos semanas, Vélez presta su servicio de belleza y bienestar en el medio rural. Por ahora, ha conseguido la colaboración de los ayuntamientos de Peñaranda de Duero, Caleruega, Gumiel de Izán, Villanueva de Gumiel, Gumiel de Mercado y Santa Cruz de la Salceda, que le han cedido un local.

Todo ello con un doble objetivo. Por un lado, llevar a los pueblos servicios de belleza, entre los que se incluyen tratamientos faciales y corporales, masajes, depilaciones o manicuras, que apenas se prestan en la actualidad. Y, por otro, «aportar una mejora de calidad de vida en el medio rural», como la propia Vélez subraya. 

Veleza es la marca de este negocio itinerante por el medio rural de la Ribera. Veleza es la marca de este negocio itinerante por el medio rural de la Ribera. - Foto: L.N.

Se trata, según esta emprendedora arandina, de que quienes viven en la Ribera del Duero puedan tener «estos servicios a la puerta de casa, lo que da seguridad, especialmente en una situación así, comodidad y un gran ahorro de tiempo». También contempla la posibilidad de prestar servicios a domicilio.

Pero no sólo eso. Vélez enumera las ventajas para el medio ambiente de su modelo de negocio: «Desde una reducción de CO2, ya que soy la única que se desplaza en coche y con etiqueta eco, en vez de los 8 ó 10 clientes que tendrían que moverse hasta Aranda».

Además, agrega, esto permite un ahorro en combustible y aparcamiento en parking o zona azul. Tampoco se olvida de otros valores asociados al medio rural como el hecho de «estar rodeados de naturaleza y zonas verdes, sin contaminación, mucho más saludable». 

En esta línea de respeto hacia el medio ambiente, Vélez precisa que todos los productos que emplea son de alta cosmética ecológica y certificada, «sin sustancias tóxicas para el organismo y sin perfumes sintéticos». 

Triple valor. Consciente de que emprender no resulta un camino sencillo y menos aún en plena pandemia de coronavirus, Vélez se muestra animada. «Sé que mucha gente tiene cierto miedo, incluso de acudir a la peluquería para evitar contagios. Pero también hay que decir que estos tratamientos ayudan a sentirse mejor y cuando te sientes bien, se nota en la salud», apunta, al tiempo que agrega que ofrece masajes musculares, anticelulíticos y relajantes tanto para hombres como para mujeres. 

Al hecho de haber montado su propia empresa en unas circunstancias complejas se suma la apuesta por el medio rural, aprovechando la llegada de nuevos habitantes gracias al teletrabajo. Un triple mérito que, según recalca, ha conseguido gracias a los cursos que hizo en Jearco, la asociación de jóvenes emprendedores de Aranda y la Ribera, así como al apoyo de la Cámara de Comercio y de la Asociación para el Desarrollo Rural Integral de la Ribera del Duero  (ADRI). «Me han ayudado a gestionar el plan de empresa. Por ahora, está siendo un camino fluido. Voy poco a poco. Confío en que de cara al verano se potencie más», dice Vélez, mientras valora que ahora puede organizarse su propia jornada laboral con total flexibilidad, pero también incentivar la creatividad y, en definitiva, «hacer lo que me gusta de manera libre».