El Santos Reyes amplía su UCI con 164.000 euros de inversión

I.M.L.
-

Lo que hasta ahora era la Unidad de Cuidados Intermedios se equipará con cinco puestos con respiradores y monitorización de constantes vitales

El centro hospitalario comarcal modifica parte de sus instalaciones para mejorar la atención en caso de rebrote. - Foto: M.A. Valdivielso

La previsión vuelve a ser una de las máximas en la gestión del Hospital de los Santos Reyes que, de cara a hacer frente a un posible repunte de contagios por la covid-19 que los expertos consideran que podría producirse el próximo otoño, empieza ya a prepararse con una mejora tanto de las instalaciones como de la dotación del equipamiento con el que cuenta. Aprovechando los próximos meses estivales, en los que parte de la actividad del centro se ralentiza, se va a adecuar la Unidad de Cirugía Sin Ingreso (UCSI) como una extensión de la Unidad de Cuidados Intermedios (UCI) que ya existe en el hospital para poder atender a "aquellos pacientes que presenten un estado de gravedad que precise soporte ventilatorio pero no cumplan criterios clínicos para ser intubados y por tanto derivados a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de Burgos", como explica el gerente del Santos Reyes, Evaristo Arzalluz.

Esta modificación elimina el espacio que hasta ahora se dedicaba a hospital de día quirúrgico pero se ganan cinco puestos más para atender a pacientes covid, facilitando además que haya una total separación entre los pacientes contagiados y los que no. "Si un paciente covid se pone peor y lo ingresas en la UCI, tienes que sacar de ella a todos los demás, incluidos los que están en la reanimación procedentes de cirugía. Por tanto, para que los pacientes covid más graves no interfieran con el desarrollo propio de las tareas del hospital, se trata de habilitar otra zona para atender a esos pacientes covid que sin tener criterios de gravedad como para ser intubados, sí que requiere una cierta vigilancia especial", aclara Arzalluz para justificar la idoneidad de esta decisión, con el fin también de interferir "lo menos posible en la necesaria asistencia quirúrgica de la ciudadanía de Aranda y la Ribera".

La inversión que supondrá esta modificación asciende a 164.000 euros, de los que la mayor cantidad, 100.000, se destinará a todo el equipamiento necesario, menos los respiradores, que tienen un coste de 35.000 euros, a lo que hay que sumar 29.000 euros para adecuar las instalaciones. Los respiradores, uno fijo y tres portátiles, ya fueron adquiridos por la Gerencia Regional de Salud y entregados al Santos Reyes en una compra centralizada que se llevó a cabo durante el estado de alarma.

Con este material se van a crear cinco puestos de UCI, cuatro de ellos fijos y uno con la preinstalación realizada por si fuese necesario utilizarlo. La sala se completa con un sistema de videovigilancia que ya está en funcionamiento y una central de monitorización de constantes vitales "que permitirá al personal sanitario detectar de manera inmediata cualquier problema que pueda surgir en los pacientes, garantizando así tanto la atención al paciente como la seguridad de los trabajadores, minimizando de este modo su exposición a la carga viral", especifica el gerente del centro hospitalario.

Durante esta pandemia, desde el pasado 13 de marzo en el Santos Reyes se ha atendido a 159 pacientes covid, de los cuales 116 superaron la enfermedad y 43 fallecieron. La carga asistencial por coronavirus se ha reducido a cero desde el pasado 2 de junio, cuando se procedía a dar el alta al último paciente covid en este hospital.