Alberto García: «Burgos goza de una gran salud taurina»

Leticia Ortiz
-

Satisfecho con la Feria, sobre todo a nivel de asistencia, el empresario del Coliseum reconoce que el aspecto ganadero ha dejado mucho que desear y deja entrever la posibilidad de continuar en una ciudad que ha respondido en masa a sus carteles.

Alberto García: «Burgos goza de una gran salud taurina»

¿Qué balance hace la empresa de la Feria? 
La verdad es que, a falta de que terminen los festejos populares, estamos muy satisfechos. Creo que hemos consolidado la asistencia a las corridas, porque ha acudido al Coliseum un poquito más de gente que el pasado año. Las peñas, a pesar de la subida de cinco euros por abono, han vuelto a marcar un récord histórico, con más abonados que nunca. Este es el mejor síntoma de la buena salud que atraviesa la Feria. Así que en ese aspecto estamos muy contentos.
¿Y en el aspecto artístico?
Eso es otro cantar. La Feria en el aspecto artístico ha sido de aprobado, pero nos hubiera gustado alcanzar un notable alto como, en mi opinión, resultó el serial del año pasado. Creo que el juego de los toros en general ha dejado un poco que desear. El pasado año estas ganaderías ofrecieron un gran espectáculo, pero este no han tenido suerte y no se ha repetido el éxito. En cuanto a los toreros,  en líneas generales, han venido a Burgos a darlo todo. La actitud de los matadores ha sido muy buena y eso ha permitido que, a pesar de que en el aspecto ganadero no haya habido tanta suerte como el pasado año, el público haya podido disfrutar de triunfos casi todas las tardes.
¿Os han sorprendido las entradas?
Las entradas en general han sido similares a la temporada pasada, creo que al final se han vendido como unas 500 entradas más en toda la Feria, pero es que entonces conseguimos aumentar ya la media de asistencia. Burgos tiene algo de lo que pocas plazas pueden presumir y es que con carteles que, a priori, pueden parecer que no están completamente rematados porque faltan figuras, la gente responde. Esto, como decía antes, demuestra la buena salud que tiene Burgos a nivel taurino. Y creo que algo de culpa tiene Tauroemoción en ello por el trabajo que se ha realizado durante todo el año y por la campaña de promoción de la Feria, entre otras cosas.
¿Las peñas son un hándicap económico para la empresa?
Sí en el sentido de que al tener menos taquilla, la empresa no puede rematar los carteles de manera completa, por un tema de viabilidad. Pero, a cambio,  llenan de colorido la Feria, y eso es fundamental. Lo que debe hacer la empresa es presentar unos carteles que, pese a todo, tengan atractivo. La gente de Burgos es muy comprensiva con esto porque responden luego asistiendo a la plaza. Más allá de las peñas, además, las entradas de Burgos siguen siendo mucho más económicas que en la gran mayoría de plazas de segunda categoría. Para compensar esto solo queda trabajar para intentar meter más gente que en otros sitios. Y creo que lo hemos conseguido.
Con esa buena salud, ¿podría aguantar la Feria un festejo más?
Yo creo que todavía no. Estamos trabajando en la base de los populares, que no van a suplir a los festejos mayores nunca, pero que sirven para captar a otro tipo de público y para acercar a los más jóvenes a la plaza. Quizá cuando esto se consolide y ese nuevo aficionado dé el salto a los festejos mayores, y se cuelguen dos ‘No hay billetes’ en vez de uno podríamos hablar de aumentar la Feria. 

¿Qué pensaste cuando viste el parte médico de Roca Rey que le impedía estar en Burgos?
Me entró un escalofrío por el cuerpo. No me lo esperaba para nada porque si ocurre una voltereta o una cogida, pues te vas haciendo a la idea. Pero así me quedé en shock. Además, imagínate, me pilló en la boda de uno de mis mejores amigos, con lo cual fue aún peor. Más allá de eso, creo que se acertó en la sustitución, porque el único torero que podía entrar en ese cartel sin que se generase un ambiente negativo en torno a la corrida era Pablo Aguado. De hecho, tanto hablando con los aficionados y el Ayuntamiento, como luego viendo el estado de los tendidos, con el ‘No hay billetes’ en taquillas, vimos que habíamos acertado.
Pregunta obligada: ¿Vais a pedir la prórroga?
Hay varios aspectos del actual pliego que queremos aclarar con el Ayuntamiento y hay que cerrar el balance de la Feria. Esos son los primeros pasos para decidir sobre la prórroga. Lo que está claro es que nosotros no vamos a pedir una prórroga en un sitio donde no quieren que estemos. Pero la sensación aquí es la contraria. Nuestra sensación es que peñas, aficionados, peñas taurinas y el propio Ayuntamiento quieren que sigamos. Nos sentimos muy valorados en Burgos, a pesar de que este año se han intentado crear ciertas polémicas en torno a nuestra gestión. Pero la gente no ha hecho caso porque ha visto que hemos trabajado y que hemos cumplido con lo prometido. Si la gente y el Ayuntamiento nos quieren aquí haremos un esfuerzo para estar.