El renacer del quebrantahuesos

SPC - Agencias
-

El nacimiento del primer ejemplar en 70 años en los Picos de Europa abre el camino a la reproducción de esta familia de buitres, que se extinguió en la zona el siglo pasado

El renacer del quebrantahuesos - Foto: Fundación para la Conservación del

Una nueva vida siempre es motivo de celebración, una buena noticia que llegó hace solo unos días al Parque Nacional de Picos de Europa, que se extiende por territorio de Asturias, Castilla y León y Cantabria, donde se acaba de registrar el primer nacimiento de quebrantahuesos desde la extinción de la especie en su territorio hace casi siete décadas, en 1956.
Y como buena nueva que era, así lo quisieron transmitir los padres de la criatura, los técnicos de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) y la guardería del Parque Nacional, que llevaban varias semanas haciendo un exhaustivo seguimiento del proceso reproductivo.
El Ministerio para la Transición Ecológica informó así en un comunicado que los padres del recién nacido polluelo son dos ejemplares adultos, llamados Deva y Casanova, y que forman pareja desde el año 2014.
Deva es una hembra de 10 años, de origen pirenaico, reintroducida como pollo en el parque en 2010 en el marco del proyecto de recuperación del quebrantahuesos, y Casanova es un macho de, al menos, 13 años que llegó también desde los Pirineos y se estableció en Picos de Europa en 2013. Ambos, con su nidito instalado en el sistema montañoso cantábrico, llevaban 51 días incubando en el interior del nido, que previamente habían habilitado en una grieta del macizo central, en concreto en territorio asturiano.
La confirmación de este nacimiento en los Picos de Europa, a 400 kilómetros de los Pirineos, supone «un paso muy importante para la supervivencia a largo plazo de la especie en el Estado español», explican los expertos.
El pasado otoño, el personal de la FCQ pudo observar en estos dos ejemplares adultos significativos comportamientos pre-reproductores: defensa del territorio, interacciones intraespecíficas, cópulas reiteradas y aportes de material de construcción del nido (fundamentalmente lana) en varias oquedades. En enero, los técnicos, en estrecha colaboración con guardas del Parque Nacional, constataron cómo la pareja se había instalado definitivamente en una de ellas. Poco después se produjo la puesta del huevo y los adultos comenzaron a incubar por relevos, de forma que cuando uno de los dos incubaba, el otro disponía de tiempo para su alimentación y descanso. Ahora, a mediados del mes de marzo, se ha comprobado el nacimiento gracias a un significativo cambio en el comportamiento de los padres, que, entre otras cosas, están realizando las primeras cebas de su cría.


Una pareja primeriza

Teniendo en cuenta que el éxito reproductor de los quebrantahuesos suele ser bajo, sobre todo en parejas primerizas como ésta, el equipo de la FCQ y el personal técnico y de guardería del Parque Nacional de los Picos de Europa van a mantener un seguimiento pormenorizado de la evolución del polluelo.
En el mejor de los escenarios, la fase de cría del nuevo miembro de la familia en el nido se prolongará al menos hasta junio, cuando estará preparado para volar. Se sumaría así a los 24 quebrantahuesos de origen pirenaico que, gracias al proyecto de reintroducción, ya viven en libertad en la cordillera cantábrica.
El quebrantahuesos se encuentra en el nivel más alto de protección en la Unión Europea y en España, donde está declarado como «especie en peligro de extinción».
Durante el último siglo, las poblaciones de este ave en toda Eurasia han sufrido un drástico proceso de regresión que ha conducido a su declive y extinción en la mayoría de las áreas donde estaban presentes.
De hecho, la población pirenaica, de la que proceden los ejemplares reintroducidos en los Picos de Europa, es la población silvestre más importante del continente y alberga el 85 por ciento de los individuos que quedan en Europa.
El Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos en los Picos de Europa pretende lograr el asentamiento estable de una población en este área, lo que supondría una meta-población que favorecería el flujo e intercambio de ejemplares con la población pirenaica a través del corredor íbero-cantábrico. De este modo, ampliar el área de distribución de la especie reducirá los riesgos de extinción.
El Gobierno de Aragón cede para su liberación en Picos de Europa a los ejemplares de quebrantahuesos que se recuperan de nidos en situación de riesgo (inviables) en el Pirineo aragonés, de acuerdo con el protocolo técnico establecido por el Grupo de Trabajo para el Quebrantahuesos del Ministerio para la Transición Ecológica. En ese documento se establecen las pautas de actuación frente a parejas deficientes, garantizándose así que no se produzcan impactos negativos sobre la población donante.
Con proyectos como este refuerzan las acciones relacionadas en la conservación de la biodiversidad y de la ganadería extensiva de montaña en la Red Natura 2000.