San Cristóbal confía en retomar el ARU este verano

C.M.
-

La alerta ha impedido seleccionar a las empresas que pueden hacer las obras

Las dos primeras fases han logrado mejorar más de 500 viviendas. - Foto: Alberto Rodrigo

La paciencia es el principal don que tienen los vecinos de San Cristóbal. La alerta sanitaria vuelve a retrasar el inicio de las obras de la tercera fase del Área de Regeneración Urbana (ARU) y ya ponen la vista en el verano para el inicio de las obras.

El 19 de marzo concluía el plazo de presentación de ofertas por parte de las empresas interesadas en llevar a cabo la obra pero la paralización de los plazos administrativos hace que sea una incógnita cómo se va a resolver este extremo, dado que faltaban unos días para que concluyera el plazo. De modo, que no se sabe si se tendrá que abrir un plazo adicional por los días que faltaban o realizar una nueva convocatoria. 

Contar con las ofertas de las empresas es imprescindible para que las comunidades de vecinos puedan reunirse y decidirse por alguna de ellas. Dado el estado de alarma, tampoco es posible convocar juntas vecinales para tomar ninguna decisión. «No podemos hacer nada de nada y no sabemos cuándo se podrán iniciar las obras. Todo dependerá de cómo se vaya levantando el confinamiento», señaló Irene Olmos, presidenta del ARU.

Esta nueva fase prevé actuar en 125 viviendas y 9 locales con una inversión de 2.749.770 euros. «Se está perdiendo mucho tiempo primero con la tardanza de la firma del convenio entre las administraciones y después con esta situación y luego nos tocará correr». 

Todo estaba preparado. Los vecinos habían aportado su parte del dinero y el Ministerio de Fomento y la Junta liberado los fondos públicos. También el arquitecto que supervisa la obra había presentado los proyectos en el Ayuntamiento para obtener la licencia. «Pensábamos que las obras iban a comenzar en abril o como mucho en mayo, de modo que se pudieran acaban en octubre pero ya no será posible», precisó.

El objetivo al concluir antes de tiempo era intentar «arañar» algún remanente como sucedió en la primera fase y poder optar a ayudas para iniciar los otros seis bloques restantes y completar el ARU.

Dos millones de ayuda. La actuación se enmarca dentro de las acciones del Plan de Vivienda 2019-2012.El Ministerio de Fomento aporta 277.156 euros, la Junta 1,33 millones, el Ayuntamiento 651.000 euros y los vecinos 480.000. Las actuaciones consisten en la instalación de fachadas ventiladas para mejorar la eficiencia energética, la reparación de cubiertas y ventanas y la eliminación de barreras arquitectónicas con la instalación de ascensores. 

El primer convenio se firmó en 2014 para la primera fase (311 viviendas) mientras que el segundo se rubricó en 2018 para la prórroga de la primera (116). Paralelamente, el Ayuntamiento mejoró la urbanización del barrio, centrándose en la calle Alcalde Martín Cobos y en la fase que está pendiente de empezar actuará en el interior del barrio, el parque en el que están los cenadores.

Los vecinos de San Cristóbal iniciaron las reuniones para lograr un Área de Regeneración Integral (ARI) luego ARU que permitiera mejorar el barrio desde 2006, dos años después iniciaron los contactos con las administraciones y las primeras obras llegaron en 2014.