Aranda estudia eliminar el núcleo zoológico del Barriles

I.M.L.
-
Aranda estudia eliminar el núcleo zoológico del Barriles

Esta es una de las opciones que se barajan ante la falta de espacio para que los animales, que se han reproducido sin control, tengan unas condiciones dignas

El problema de sobrepoblación y desequilibrio entre especies que se ha creado en el núcleo zoológico ubicado en el parque de El Barriles de la capital ribereña, en pleno centro de la ciudad y junto al río Duero, se ha convertido en uno de los asuntos a los que el Ayuntamiento de Aranda de Duero está buscando una solución lo más adecuada posible. Sobre la mesa se encuentran varias alternativas a estudio. Una de ellas consistiría es eliminar este espacio vallado y con jaulas, en el que conviven distintas especies de aves, de manera definitiva. «Siempre se puede hablar con algún núcleo zoológico de otro ayuntamiento que tenga unas mejores instalaciones y no tengan esos problemas para destinar allí a estas aves y eliminar el problema de raíz, y no dar así a los niños y niñas que juegan en el parque una imagen de normalización del estado enjaulado de esas aves, cuando deberían estar libres», apuntaba Yonatan Gete, portavoz de IU en el Ayuntamiento de Aranda.

Una propuesta que tenía en cuenta la propia alcaldesa arandina, Raquel González, que está a la espera de contar con los informes técnicos para optar por la solución más adecuada y menos costosa. González explicaba que se ha puesto personalmente en contacto con el veterinario al que se llevan los animales que ocupan este espacio verde y que sufren problemas sanitarios. «Me manifestó una serie de actuaciones que se podrían llevar a cabo porque que es verdad que están sufriendo mucho estrés porque hay una mayor población de machos que de hembras. Le pedí que me hiciese un informe para evaluar cuál sería el coste de las diferentes alternativas», reconocía González.
Además de la desmantelación de este núcleo zoológico, de las otras posibilidades que se habían planteado como viables, una de ellas ya se ha desechado. En concreto, el veterinario, según explicaba la primer edil del Ayuntamiento de Aranda, no apostaba por la castración de las aves macho para el control de la población, ya que podría conllevar más problemas sanitarios que los que solucionaría. 

Otra de las alternativas pasa por administrar a los animales una serie de fármacos para reducir la libido en la época de celo, que se haría a través de la comida que se les deposita dentro de los espacios en los que están confinados. «Parece ser que tampoco es viable porque los excrementos terminan en el río y podría afectar a otras especies de fauna o de pesca», puntualizaba González.

La cuarta opción que se está estudiando es la de realizar un reparto diferente de los animales, es decir, separarles en dos espacios distintos para evitar que se mezclen sin control. Con todas esas alternativas, el Ayuntamiento está esperando conocer cuál sería la más viable, y el presupuesto concreto de lo que costaría llevar a cabo cada una de las opciones, para tomar una decisión definitiva.

Los problemas con las aves que habitan en el núcleo zoológico del parque El Barriles se agravan todos los años, sobre todo con la llegada de la primavera, cuando se activa la época de celo de los patos, cuya forma de apareamiento es tan brusca que las hembras terminan con heridas en la cabeza y el pescuezo. Este año, el espectáculo era más desagradable porque la proporción mayor de machos sobre hembras ha provocado que las patas hayan sufrido unas graves lesiones, que han obligado a llevar a muchas de ellas al veterinario para evitar infecciones y muertes.