La mitad de los ocupados llega al trabajo en menos de 30 min

SPC
-

Tres de cada diez ocupados pudieron decidir el comienzo o el final de su jornada laboral en 2019 en Castilla y León, aunque fuera con alguna restricción

La mitad de los ocupados llega al trabajo en menos de 30 min

Tres de cada diez ocupados (el 30,2 por ciento) tuvieron posibilidades de decidir el comienzo o el final de su jornada laboral en 2019 en Castilla y León, aunque fuera con alguna restricción, un porcentaje que cae hasta el 28,5 por ciento en España, aunque figuran en la misma línea. El año pasado, el número de ocupados fue de 990.800 en la Comunidad. De ellos, 154.300 contaba con la opción de elegir sin ningún tipo de condición (15,5 por ciento), mientras que 145.300 (14,6) lo podía hacer, pero debía cumplir con algunas restricciones. Otros 685.000, el 69 por ciento, era el empleador el que tomaba la decisión final de forma unilateral, informa Ical.

Así lo establece el Módulo Especial 2019 sobre organización y duración de la jornada laboral (en base a datos EPA), que hoy publica el Instituto Nacional de Estadística. En España, de los 19,7 millones de ocupados, algo más de 2,6 (el 13,21 por ciento) podían decidir el comienzo o final de su jornada sin restricciones y tres millones (15,4 por ciento), lo podían hacer con restricciones.

De los 836.500 ocupados que no pudieron decidir sobre su jornada o que lo hicieron con ciertas restricciones, el 23,3 por ciento veía “muy fácil” coger una o dos horas libres en el mismo día en que las necesitara y otro 43,3, “bastante fácil”. Igualmente, del total de ocupados, 990.800 personas, seis de cada diez consideraron “muy fácil” o “bastante fácil” coger uno o dos días libres con tres días laborables de antelación.

Además, un 11,8 por ciento del total de ocupados se enfrentó al menos una vez a la semana a solicitudes imprevistas de cambio de horario en su empleo en la Comunidad, según el INE; un 9,8 por ciento tuvo que hacerlo al menos una vez al mes y un 76,1, menos de una vez al mes o nunca.

Otro de los apartados que recoge la estadística es la presión bajo la que pueden o no desarrollar su labor los trabajadores. Así, el nueve por ciento de los ocupados, unas 90.000 personas, declararon trabajar siempre bajo presión en 2019, y el 14,6 por ciento (145.000) lo hace a menudo.

Por último, el 82 por ciento de los 976.600 ocupados cuyo lugar habitual de trabajo no era su hogar en 2019 tardaba 30 o menos minutos en ir a trabajar. En concreto, un 57,7 por ciento (563.700 personas) llegaba a su centro de trabajo en menos de 15 minutos desde su cas y un 25 por ciento (245.000), entre 16 y 30 minutos. Por su parte, un 12 por ciento (117.200 trabajadores) dedicaba más de media hora en desplazarse al trabajo.