Este colector es una ruina

F.Trespaderne
-

Los ayuntamiento de Alfoz de Quintanadueñas y Merindad de Río Ubierna denuncian la mala ejecución de las obras, hay fugas y filtraciones y se ha perdido la mayor parte de los fondos europeos por retrasos

Este colector es una ruina

La construcción y entrada en funcionamiento del colector del río Urbierna, un proyecto largamente deseado por los municipios de esta zona del alfoz de Burgos, dos años después de su conexión a la estación de depuración de aguas residuales (EDAR) de Burgos, se ha convertido en un quebradero de cabeza para las localidades que participan en él debido a las numerosas deficiencias que han detectado en la ejecución de las obras y a la financiación de las mismas por la pérdida de la mayor parte de los fondos europeos con los que contaban debido a los retraso en la ejecución material de los trabajos.
Esta situación y las discrepancias con la Sociedad Estatal Aguas de las Cuencas de España (Acuaes), que fue la encargada de la adjudicación del proyecto, que ejecutó la empresa Acciona, han llevado a los ayuntamientos afectados (Alfoz de Quintanadueñas, Merindad de Río Ubierna, Sotragero y Vivar del Cid) a contratar los servicios jurídicos y técnicos de una empresa, «para que realice un informe sobre las deficiencias en la ejecución de la obra y la responsabilidad de Acuaes en la pérdida de fondos europeos», manifiesta Gerardo Bilbao, alcalde de Quintanadueñas.
En relación a la financiación europea, Bilbao recuerda que en un principio contaban con un porcentaje del 70% sobre los 7,2 millones en los que se adjudicó la ejecución, en agosto de 2015, «pero en diciembre de ese año tenía que estar certificado el final de obra y por diversos retrasos no lo estuvo... y ahora quieren que esa financiación también la asumamos los ayuntamientos, aunque esos retrasos no se nos pueden imputar a nosotros», asegura Bilbao, quien espera que la empresa que han contratado los ayuntamientos realice una auditoría sobre este asunto y la deficiencias detectadas, y las ocultas, en la  construcción del colector.
«Al principio desde Acuaes negaron las deficiencias que denunciamos, pero luego reconocieron que existían algunas e incluso la empresa que ejecutó los trabajos ha reparado algunas de ellas, pero queremos conocer con exactitud todos los defectos existentes», señala el alcalde de Quintanadueñas, quien apunta que existen numerosas filtraciones de aguas freáticas y fugas a lo largo de emisarios debido a separaciones entre los tubos que llegan, en algunos casos, a los veinte centímetros.  
Estas deficiencias han tenido su reflejo en las facturas de Aguas de Burgos a los municipios por la depuración de aguas residuales y que en el caso del Alfoz de Quintanadueñas llegaron a generar un recibo de 200.000 euros, una cantidad desorbitada teniendo en cuenta la factura de agua limpia que llega a este municipio de la misma sociedad. «Al final esa factura se quedó en 60.000 euros y hasta que se resuelvan los problemas del colector Aguas de Burgos nos facturará la depuración por el mismo volumen de agua limpia que nos llega», afirma Bilbao, quien considera que el volumen de aguas freáticas que entran en el colector es muy alto.
dos años en explotación. «El principal problema es que desconocemos el alcance de las deficiencias, no nos han entregado el informe fin de obra de un proyecto que lleva dos años en explotación y por eso hemos encargado un informe jurídico y técnico que arroje luz a los ayuntamientos», señalan desde el de la Merindad de Río Ubierna, a la vez que consideran que «Acuaes nos está ocultando muchas deficiencias, que está intentando subsanar tras retener la fianza o garantía que, dos años después de la ejecución, reclamaba el pasado mes de julio la empresa Acciona y que retiene tras reconocer los algunas de esas importantes deficiencias».
compleja financiación. Por lo que respecta a la financiación de los 7,2 millones que costó la obra, primero se valoró en 11,3 millones y luego en 9, aunque se adjudicó a la baja, los ayuntamientos no se atreven a cuantificar las cantidades que tendrán que abonar si cambian los porcentajes por la pérdida de los fondos europeos. En un principio desde Europa estaba previsto que llegará el 70% del coste total, es decir casi cinco millones, pero solo llegó un 20%, aproximadamente 1,4 millones que se emplearon para acopio de material. Ahora, si no asume Acuaes el retraso, los municipios tendrán que financiar el 80%, es decir más de cinco millones.
«Los pueblos no somos responsables de los retrasos y alguien tendrá que buscar una solución, pero vamos a esperar a ver lo que nos dice la empresa que hemos contratado para decir los pasos a seguir», señalan desde la Merindad de Río Ubierna, a la vez que apuntan que previsiblemente en febrero ya tengan la auditoría encargada sobre las situación de la obra.
proyecto muy positivo. Apesar de todos los problemas, los ayuntamiento consideran que  la obra, además de muy necesaria, están siendo positiva por lo que supone de mejora en la depuración de las aguas residuales del alfoz y también para el río Ubierna. «Lo que queremos es que funcione bien y pagar el servicio que nos presta Aguas de Burgos», señalan desde los municipios que han visto resuelto un problema que arrastraba desde hace décadas, el de la depuración, pero se han encontrado con otro que de no solucionarse de forma positiva, el de la financiación, arrastrarán durante décadas. 
El colector del Ubierna forma parte del proyecto global que también incluía los colectores del río Arlanzón y Pico, y el de Vena, emisarios con los que se resulev elproblema de la depuración de aguas en todo el alfoz de la capital.