Gamoneda: «Dejaré de escribir, con lo que gano con la escritura no puedo vivir»

SPC / León
-

El autor anuncia que abandonará su actividad si la Seguridad Social le impide compaginar el cobro de su pensión con los derechos de autor

El poeta Antonio Gamoneda. - Foto: Eduardo Margareto (Ical)

«Dejaré de escribir». Con rotundidad el escritor Antonio Gamoneda, Premio Cervantes en 2006, anunció ayer en declaraciones al Diario de León cuál será su decisión si el Ministerio de Hacienda le obliga a elegir entre cobrar la jubilación o percibir sus derechos de autor.

La normativa considera incompatible percibir una pensión si los derechos de autor generados superan el salario mínimo interprofesional con carácter anual, unos 9.000 euros brutos. Según desveló el miércoles el portal digital ‘El Español’, los dos primeros casos que han sido denunciados desde el área que gestiona Cristóbal Montoro han sido los de los poetas Antonio Gamoneda y José Manuel Caballero Bonald.

Para el poeta afincado en León desde su más tierna infancia, la normativa promovida por el Gobierno de Rajoy es «una legislación absurda, injusta y destructiva de la cultura». «Es terrible. Si termina imponiéndose, ¿qué vamos a hacer los escritores, los científicos y los creadores? Es un disparate. Yo tendré que dejar de escribir, porque, con lo que gano con mi escritura, no puedo vivir», confiesa Gamoneda al rotativo leonés, según informa Ical.

‘El Español’ recababa la opinión respecto a estas situaciones del asesor jurídico de la Asociación Colegial de Escritores, Carlos Muñoz, que aseguraba: «La Seguridad Social exige que demuestres que los ingresos de derechos de autor no se generan a partir de tu actividad habitual. Si no puedes demostrar que has dedicado toda tu vida a otra cosa, eres culpable».

Según reflejaba ‘El Español’, en los últimos 18 meses el número de escritores afectados por esta situación que han iniciado pleitos contra el Gobierno central asciende a una docena, con nombre como Javier Reverte implicados, mientras que otros creadores como Eduardo Mendoza ya han abonado la multa impuesta, equivalente a cuatro años de pensión.

Hace dos meses decenas de escritores, compositores, cineastas y demás intelectuales simbolizaban una protesta ante las medidas legislativas adoptadas por el Gobierno. El dibujante Forges, los escritores Javier Reverte, Marta Rivera de la Cruz o Paula Izquierdo, el fotógrafo Chema Madoz, el cantaor José Mercé, el músico Javier Campillo o la dramaturga Paloma Pedrero se plantaron ante las puertas del ministerio al tiempo que le dejaban una carta a Fátima Báñez. «Más allá de las consecuencias que puede suponer esta normativa en el plano personal de cada autor, nos preocupa el daño que se produce al privar a toda una sociedad, de las aportaciones que puedan realizar nuestros creadores en una etapa de su vida en la que el grado de madurez, experiencia y sabiduría deberían ser cuidadas y no rechazadas por obsoletas», decía la misiva.