TPF abrirá centro en Aranda para el alquiler de maquinaria

J.D.M.
-
Naves del Romellón y Bodegas Sanz alquiladas por TPF. - Foto: A. del Campo

La empresa burgalesa de ferretería y bricolaje unirá Global Color, MNM, TPF y Autopalas en dos naves de la calle Valladolid, en el polígono de Allendeduero, antes de que acabe 2019

TPF tiene previsto abrir en Aranda de Duero antes de que acabe 2019 un centro que reúna todas las áreas de negocio de la firma (ferretería, pintura, bricolaje, suministro industrial y alquiler y venta de herramienta y maquinaria de obras públicas). Para ello, la empresa burgalesa ha alquilado dos naves en la calle Valladolid, en el polígono de Allendeduero, de más de 2.500 metros cuadrados de superficie, donde trasladará los servicios que actualmente presta el grupo a través de Maquinaria Núñez Martín (MNM) y Global Color y donde impulsará la actividad  que ya desarrolla en la capital burgalesa mediante TPF Autopalas.

Su crecimiento en Aranda de Duero responde al objetivo de «expandirse» más allá de la ciudad de Burgos y a la voluntad de «prestar un servicio 12 horas», cuenta Juan Arribas, gerente del grupo TPF, que explica que en menos de un día, un cliente en la capital ribereña podrá disponer del material o la maquinaria que necesite siempre que este se encuentre en el almacén regulador de la firma burgalesa en la calle La Bureba, en el polígono Burgos-Este.

Hoy, TPF está presente en la capital ribereña en dos ubicaciones diferentes. En la calle Eras de Santa Catalina s/n se encuentra Global Color, una nave de 500 metros cuadrados dedicada a la pintura y al bricolaje; y en un bajo del número 16 de la calle San Antón está Maquinaria Núñez Martín, una tienda de unos 300 metros cuadrados donde se alquilan y venden máquinas para el sector vinícola, pero también para floristería o jardinería.

Ambas empresas han sido recientemente adquiridas por TPF, que en el número 38 de la calle Valladolid ha alquilado dos naves, la que levantó pero nunca llegó a usar Bodegas Sanz y la contigua de Vinos El Romellón, para crear TPF Aranda Suministros y Maquinaria, una especie de multicentro que albergará un almacén para material de construcción y maquinaria, un taller y un amplio espacio de exposición, además de un lugar habilitado para entrar con el vehículo propio y cargar la mercancía y también plazas de aparcamiento.

Si funciona su proyecto en Aranda de Duero, Juan Arribas admite que el objetivo de TPF es hacer lo mismo en Miranda de Ebro, donde la firma ya está presente gracias a Global Color. En paralelo al traslado en la capital ribereña, la empresa burgalesa trabaja también en su ambicioso proyecto de Burgos capital. 

Tras adquirir los 16.000 metros cuadrados de la parcela en la que hasta 2013 estuvo Plavisa, entre las calles La Ribera y La Lora, en el polígono Burgos-Este, TPF ubicará de aquí a finales de 2020 una amplia nave de exposición, un gran almacén de materiales de construcción al que los clientes podrán acceder con su vehículo y recoger su pedido, un espacio para la venta y el alquiler de la maquinaria y un taller de reparación, además de oficinas, una cafetería y zona de aparcamiento para un centenar de coches. En total, invertirá cinco millones de euros y creará una treintena de empleos.