La gestión de la Sala Andén 56 se prorroga hasta octubre

C.M.
-

Será complicado que puedan encajar los 42 conciertos aplazados. Han abierto la cafetería. En la fase 3 de la desescalada se pueden usar los locales de ensayo por los grupos

Imagen de uno de los últimos conciertos ofrecidos a comienzos de marzo en las instalaciones ubicadas entre el bulevar y San Pedro y San Felices. - Foto: Christian Castrillo

La Concejalía de Juventud prorrogará el contrato con los actuales gestores de la Sala Andén 56 (Hangar) hasta el 3 de octubre, es decir por los meses que ha permanecido cerrado como consecuencia del estado de alerta sanitaria (11 de marzo) hasta el pasado 28 de mayo, fecha en la que reabrió la cafetería. 

El contrato de un año finaliza el 19 de julio pero debido a la crisis del coronavirus se cerraron la sala de conciertos, los estudios de grabación y la cafetería, que reabrió la terraza con la entrada de la ciudad en la fase 1 de la desescalada. «La prórroga será por el periodo que ha estado cerrado durante el periodo de alarma», aseguró el concejal de Juventud, Josué Temiño.

Aunque la apertura de la sala de conciertos será lo último, sí se podrían abrir en la fase 3 los 14 locales para que los grupos de música ensayen dado que en este caso es más fácil guardar las medidas de seguridad. Sin embargo, los actuales gestores han tenido que aplazar 42 conciertos, lo que supone un importante perjuicio para ellos al tener que adelantar dinero para reservar las fechas. En este periodo hasta el 3 de octubre será prácticamente imposible poder recolocarles todos, de ahí la incertidumbre.

Paralelamente, la Concejalía de Juventud ha terminado de elaborar los pliegos de condiciones que regirán el nuevo concurso y en el que se han incluido algunas alegaciones realizadas por los grupos. Está siendo analizado en la Asesoría Jurídica y, una vez que reciba el visto bueno, solo queda el de la Intervención. Posteriormente, se convocaría el concurso. «Nos gustaría que se adjudicase a la nueva empresa justo cuando termine el actual contrato. Si no llegamos a tiempo la Concejalía de Juventud tendría que valorar qué hacer. La sala de conciertos será lo último que se abra, dado que será lo último que permitan las autoridades y sí podrían continuar la cafetería y las salas de ensayos en la fase 3», añadió Josué Temiño.

El nuevo adjudicatario de la sala Andén 56 podrá explotar el inmueble por un periodo de cinco años con posibilidad de dos prórrogas de dos años cada una. No se impondrá canon alguno y la adjudicación será por riesgo y ventura del contratista dadas las especiales características de este local municipal con capacidad para más de un millar de espectadores en su sala de conciertos, además de contar con 14 salas de ensayo.

 Cabe recordar que la Concejalía de Juventud decidió no prorrogar el contrato al anterior adjudicatario después de 10 años (había posibilidad de 5 cinco más) y convocó un contrato menor por un periodo de un año, que es el actual.