El PSOE limita a 658.000 euros el coste y pide que se arregle Río Vena

Á.M / Burgos
-

Asegura que el peritaje del aparejador municipal incluye los gastos complementarios a la obra y defiende que el PP ha maniobrado para ejecutar «un cierre político» de la guardería

Los aseos, una de las zonas que hay que reconstruir entera. - Foto: Patricia

«Es un cierre político y premeditado». La concejala socialista Esther Peñalba valoró ayer el contenido del informe elaborado por el aparejador municipal encargado de ‘peritar’ el edificio de la escuela infantil de Río Vena y consideró que nada hay en él que impida al Ejecutivo de Javier Lacalle reformar y mantener la actividad en la guardería decana de la ciudad.
Con respecto al presupuesto, y a pesar de que nada se dice al respecto en el informe, Peñalba asegura que la cantidad estipulada por el técnico sí incluye el IVA y el beneficio industrial, por lo que el coste total a asumir sería de 658.000 euros, y no de 900.000. En el equipo de Gobierno, por contra, sostienen que los informes que no hablan de presupuesto de ejecución material no computan esos costes, «y además están los proyectos y el equipamiento».
Sea como fuere, la cuestión es que desde el año 2008 se informó sobre la existencia de serias deficiencias en el edificio (eso está contrastado en varios informes) y sin embargo Río Vena se ha mantenido abierta cinco años más. A juicio de los socialistas, la indecisión para invertir en el centro y los pasos dados por el PP pretendían «desde el primer momento» cerrar el lugar «en contra de lo que dijo el alcalde en su programa electoral, donde prometió mantener y ampliar la red de guarderías».

«Prioridad»

Otro dato destacado por el técnico informante y recogido ayer por el PSOE es la pregunta de por qué no se incluyó este espacio en el ARI de Río Vena, algo que habría evitado sufragar ahora, si es que se hace, los costes de aislamiento del edificio. Sobre el origen del bloque, Peñalba desacreditó a la jefa del Servicio de Familia por haber informado que se construyó como oficina de venta de viviendas en 1975 porque «se hizo para ser una escuela». Lo cierto es que allí se sortearon y firmaron las viviendas, pero la vocación del inmueble, efectivamente, siempre fue docente.
Las obras calificadas como urgentes costarían 186.000 euros y las necesarias 143.500. El PSOE considera que se deben acometer ya las primeras y dejar las segundas junto con las recomendables (329.000 euros, algunas de ellas para cumplir criterios de seguridad serios, como las que afectan a los aseos) para más adelante. Esto sí debe ser una prioridad», zanjó.

El error

Sin embargo, el informe que Peñalba tomó ayer como la palabra de Dios en la materia, parte de un supuesto erróneo. Dice que «Río Vena cuenta ya con una autorización y funcionamiento consolidados», lo que evitaría que se deban cumplir sí o sí las prescripciones del Decreto de la Junta que regula el funcionamiento de las escuelas infantiles. Es decir, que como se construyó antes que la norma y es un centro autorizado, no es obligatorio ceñirse a todas las exigencias de Educación.
Sin embargo, esa afirmación no se ajusta a la realidad. La guardería nunca ha sido autorizada y acreditada por la Junta como escuela infantil de 0 a 3 años. Sí para niños más mayores, pero no para los que acoge. Puede funcionar como guardería sin problema, pero no como escuela infantil acreditada puesto que no cumple los requisitos exigidos. Eso significa que lo que se informa como «recomendable» será, en realidad, imperativo si se pretende dicha condición.