Alcaldes y empresas arriman el hombro

S.F.L.
-

Los municipios de la Bureba y de otras comarcas de la provincia desinfectan sus calles con ayuda de voluntarios, que también cooperan en las localidades más pequeñas

El alcalde de Busto de Bureba, Julio Ruiz Capillas, manguera en mano, se dispone a desinfectar las calles. - Foto: DB

Los ciudadanos de las localidades de La Bureba se han volcado para ayudar en la crisis del coronavirus y cada uno -con la mejor voluntad- aporta lo que está al alcance de su mano. En los últimos días se viven escenas curiosas relacionadas con las medidas de confinamiento motivadas por el estado de alarma en España. Los alcaldes, como representantes y a la vez como amantes de sus pueblos, ofrecen su ayuda las 24 horas del día a todo aquel que la requiera. En estos días, más que nunca, el apoyo entre vecinos es fundamental.

Los regidores de Busto de Bureba y Grisaleña se han puesto el buzo de labor y los elementos necesarios -mascarilla y guantes- y han desinfectado en persona las calles de sus respectivas poblaciones, ante los gritos de ánimo de algunos ciudadanos. También se preocupan de cada uno de sus vecinos y les han comunicado las normas que tienen que seguir en una situación de estas características. Esta medida la llevan a cabo ya que al no poder salir, «los bandos no los pueden leer» la gran mayoría de los  ciudadanos.

Además, las personas mayores –la gran parte de los residentes- no poseen «redes sociales para enterarse de ciertas informaciones». El primer edil de Grisaleña, Aitor Goikoetxea, se muestra un tanto molesto y confiesa que desde que saltara la alerta sanitaria «no ha recibido ninguna instrucción» por parte de la Diputación para tomar acciones preventivas y así evitar contagios.

Ha mantenido contacto con otros alcaldes que se encuentran en la misma situación y entre todos han decidido fumigar las calles y las puertas de todas las viviendas. El primer edil bustano, Julio Ruiz Capillas, ha utilizado su maquinaria y su tiempo para proceder a la desinfección de todos los rincones de su pueblo. A pesar de que se trata de municipios muy pequeños, tanto los ciudadanos como la corporación municipal dan el cien por cien para contribuir a que esta pandemia acabe lo antes posible.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)