El Románico de Merindades con los ojos de López Sobrado

A.C.
-

La historiadora reedita con nuevo formato el libro 'Miradas al Románico de Las Merindades', cuyos beneficios se destinarán a restaurar el monasterio de Rioseco

El Románico de Merindades con los ojos de López Sobrado

El románico de Las Merindades tiene un enorme catálogo de oportunidades para adentrarse en la Edad Media e imaginar los fieles que miraban atemorizados aquellas imágenes que mostraban penalidades, castigos y pecados, además de la consabida historia sagrada y otros motivos. Mucho se ha escrito sobre este arte, por lo que la historiadora Esther López Sobrado decidió hace más de una década poner sus ojos y sus amplios conocimientos a disposición de quienes quisieran mirar este estilo artístico bajo el prisma de sus recomendaciones. Ahora, acaba de reeditar con un formato y fotografías completamente nuevas ‘Miradas al Románico de Las Merindades’ y el próximo miércoles, día 13, presentará el libro en la Sala Polisón del Teatro Principal de Burgos, a las ocho de la tarde, en un acto promovido por la Asociación de Libreros de Burgos.
Todo lo recaudado por la venta del libro, en el que predomina una cuidada y seleccionada imagen, irá a parar a la restauración del monasterio de Santa María de Rioseco. La Asociación Salvemos Rioseco está detrás de la publicación, que ha contado con el apoyo de la Fundación Gutiérrez Manrique y la Diputación de Burgos. En 2011, López Sobrado ya escribió otro libro ‘Santa María de Rioseco. El monasterio evocado’, del que también donó todo lo recaudado con su venta.
En este trabajo ofrece "una visión subjetiva y personal del Románico", sobre el que comenzó sus investigaciones al comienzo de su carrera, aunque luego acabó decantándose por la pintura contemporánea, como explica la historiadora especializada en arte. López Sobrado ve este trabajo como "un homenaje a mi tierra", a una tierra muy querida y admirada, con la que  esta profesional siempre ha sido muy generosa, como lo fue el técnico de turismo Félix Andino, a quien le dedica el libro In Memoriam. Andino, que falleció prematuramente hace ahora poco más de un año, es además el autor de buena parte de las imágenes del libro, en el que también destacan las acuarelas de  Fernando Alea.
Las miradas de López Sobrado al Románico de la comarca abren amplios balcones a los valles de Valdivielso, Manzanedo, Sotoscueva, Losa y Mena y ventanas temáticas a asuntos como el Camino de Santiago y su importante presencia en muchas iglesias de la comarca o las bestias que aparecen en sus esculturas. De cada valle, el libro, de 158 páginas, hace un bosquejo de las rutas a seguir y de las mejores iglesias románicas, pero la autora se entretiene con sus elegidas. La primera es la de San Pedro de Tejada, en Valdivielso, donde destaca la portada por su repertorio iconográfico y, en especial, la maestría del relieve de la Última Cena. En Manzanedo, se detiene en la iglesia de San Martín del Rojo, restaurada hace pocos años dentro del programa Románico Norte. De ella, López Sobrado vuelve a destacar la portada, como en la anterior, pero esta vez por la rueda de condenados que muestra custodiados por dos demonios. Quienes esculpieron sus imágenes trataban de mostrar los vicios y profesiones menos recomendables.
En Sotoscueva, la iglesia de Butrera es la preferida, entre otros motivos, por la Adoración a los Reyes Magos de su entrada, un trabajo en el que los reyes aún no representaban a las tres razas, sino las tres edades del hombre. El libro también viaja al Valle de Losa para describir la ermita de San Pantaleón de Losa, donde la autora se centra en la iconografía dedicada a los peregrinos que en la Edad Media buscaban los lugares donde se custodiaban las reliquias en su camino hacia Santiago. Ya en el Valle de Mena, donde se conservan las joyas de Siones o Vallejo, entre otras, el tímpano sobre la puerta de la pequeña iglesia de El Vigo, merece la atención de la historiadora que también presentará su libro en la Casa de Cultura de Villarcayo el próximo día 30, a las 18.30.