Solo el 5% de los edificios de Santa Catalina tiene ascensor

Adrián del Campo
-

La consulta vecinal a partir de la cual se avanzará en el proyecto de renovación del barrio arandino recoge problemas de aislamiento y la necesidad de reavivar el comercio en la zona

Dos vecinos pasean entre los bloques de pisos del barrio arandino de Santa Catalina, donde se realizará el ARU. - Foto: Valdivielso

El informe resultante de la reunión de participación ciudadana, a partir del cual se avanzará en la redacción del proyecto de renovación del barrio arandino de Santa Catalina, el conocido como ARU (Área de Rehabilitación Urbana), deja varias conclusiones. Una de las más llamativas es que solo el 4,7 por ciento de los edificios de la zona dispone de ascensor. Asimismo, el 82,5 por ciento de los inmuebles presenta problemas de accesibilidad por falta de espacio o escalones en las entradas y portales. Esto se traduce en unas valoraciones, por parte de los propios residentes, de 3,9 puntos en el estado general de los bloques y de 2,8 para la accesibilidad. Lo que desemboca, según el informe, en "un estado deficitario de los edificios".

Las conclusiones que arroja el estudio elaborado por el equipo redactor del ARU se basan en lo recogido en la propia reunión de participación ciudadana del 25 de noviembre, a la que asistieron 130 personas, y en los resultados de los cuestionarios completados por 67 residentes de 17 calles -de las 31 incluidas en la zona de regeneración-. Según el propio equipo encargado del proyecto, esta es una muestra importante y determinante, que sirve para hacerse una idea general del estado de Santa Catalina. Apuntan que en otros eventos de participación similares solo consiguen la implicación de unos 20 ciudadanos.

Respecto al estado de las viviendas -el interior de los hogares-, el informe recoge unas mejores puntuaciones en comparación con las de los edificios. La situación general de los pisos supera el aprobado, con un valor medio de 5,9, si bien se considera que el gasto de calefacción es elevado, 7,6 puntos sobre diez. Aquí aparece otro de los grandes retos a mejorar en el próximo ARU, los problemas de aislamiento. Tan solo el 15,6 por ciento de los vecinos señala que dispone del adecuado en las paredes y el 59,4 por ciento indica que existe pérdida de calor.

Con estos datos sobre los inmuebles, las peticiones de los residentes volcadas en la encuesta ciudadana se resumen en la demanda de ascensores, que se facilite el acceso a los portales, que se mejore en aislamiento de las fachadas y de las ventanas, la eficiencia energética, la eliminación de humedades y filtraciones, también el amianto en las tuberías, el arreglo de los patios interiores y la mejora de las instalaciones de agua y luz, así como los tejados. 

Al margen de las reivindicaciones para los edificios y viviendas, el informe también recoge las peticiones ciudadanas para los espacios públicos. Aquí destaca la demanda de reavivar la actividad comercial de la zona, la revisión y mejora de la iluminación callejera o facilitar espacios de aparcamiento para el vecindario. A ellas se unen otras como la mejora del alcantarillado, la adecuación de aceras para facilitar la movilidad universal (también en plazas y parques), la mejora del mobiliario urbano, la creación de espacios de ocio para niños, adolescentes y personas mayores, el mayor cuidado del arbolado y la vegetación, la creación de nuevas zonas verdes y de espacios habilitados para perros y la mejora de la limpieza viaria.

Todas las conclusiones obtenidas a partir de la consulta ciudadana se tendrán en cuenta a la hora de redactar el próximo plan de Área de Rehabilitación Urbana. El ARU es un proyecto que subvencionará la rehabilitación de 1.075 viviendas de Santa Catalina con fondos públicos. Se trata de una iniciativa promovida por la Consejería de Medio Ambiente y Fomento de la Junta de Castilla y León al amparo del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021, en el marco de su política de potenciar la rehabilitación de edificios y espacios. El desarrollo de este ARU en la capital de la Ribera es un proyecto piloto y a partir de dicha experiencia se pueden desarrollar otros casos similares en la Comunidad.