Ingresa en prisión el presunto asesino del escayolista

R.C.G.
-

El principal sospechoso estaba en un módulo especial del HUBU al sufrir una enfermedad súbita a las horas de ser detenido

Ingresa en prisión el presunto asesino del escayolista - Foto: Raúl Canales

El presunto asesino del escayolista se encuentra ya en prisión tras superar los problemas de salud que motivaron su ingreso en un módulo con vigilancia especial en el Hospital Universitario de Burgos. Nada más recibir el alta ha sido trasladado a la cárcel a la espera de que se cierre el proceso de instrucción y posteriormente se fije fecha para el juicio. 
Es el único de los siete miembros de la misma familia que fueron detenidos inicialmente por su vinculación con el crimen que sigue recluido, ya que el resto ha quedado en libertad aunque de momento se desconoce si el juez le imputa a alguno de ellos cargos por colaboración o encubrimiento. 
Ha pasado ya más de un mes desde que se encontró el cuerpo de Fernando Martín en el río en las inmediaciones de Montañana. La víctima presentaba un orificio por arma de fuego y le habían colocado pesos con la intención de que se hundiera en el agua. A partir de ese momento se inició la investigación, que llevó el jueves 23 de mayo a la detención de siete personas, cuatro varones y tres mujeres, todos ellos integrantes de la misma familia. Desde la Subdelegación del Gobierno se aseguraba que entre ellos se encontraba el sospechoso de efectuar los disparos mientras que del resto faltaba determinar su grado de vinculación con el suceso. 
A los dos días, seis de los detenidos fueron puestos en libertad tras prestar declaración. En sus testimonios todos apuntaron como autor  material del homicidio a la misma persona, que de la comisaría mirandesa tuvo que ser trasladada de urgencia al HUBU por una enfermedad súbita, al parecer una pancreatitis. Desde entonces ha permanecido en el módulo penitenciario que hay en el hospital, hasta que en las últimas horas ha recibido el alta y ha sido trasladado a la prisión de la capital. 
La actuación que condujo al presunto asesino fue llevada a cabo de forma conjunta por Policía Nacional y Guardia Civil, y en la misma participaron casi una treintena de efectivos ya que fue necesario reforzar la seguridad en la zona para registrar los tres pisos que la familia posee en el edificio, el mismo en el que también residía el escayolista, en busca de pruebas que permitieran esclarecer el crimen. 
Asimismo se registraron otras dependencias como los trasteros del bloque de viviendas y se requisaron dos coches que podrían haber sido utilizados para trasladar el cadáver. Y es que una de las hipótesis en las que se trabaja es que el crimen pudo cometerse en un lugar y el cuerpo llevado luego a Montañana con la intención de deshacerse del él. Tampoco ha trascendido por ahora el detonante del homicidio. 


Las más vistas