La urbanización de la vieja estación se abrirá paso pronto

C.M.
-

La sede de Correos de San Pedro y San Felices ya tiene el final de obra pero no se ha podido hacer el traslado este mes por la situación de alarma. El derribo del viejo edificio está por ejecutarse

La urbanización de la vieja estación se abrirá paso pronto - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Ha sido un camino largo y complicado pero por fin está concluido el nuevo centro postal de Correos en unos locales municipales de San Pedro y San Felices, lo que permitirá el derribo del edificio que ocupa en la actualidad, junto a la antigua estación de tren, y completar la urbanización de este entorno dieciocho años después de que se diera el pistoletazo de salida para levantar las vías, desviarlas fuera de la ciudad y dar paso a un bulevar, todavía incompleto.
La remodelación de los locales de 400 metros cuatros, cedidos por el Ayuntamiento junto a cinco plazas de garaje, ha sido sufragada por el Consorcio de la Variante Ferroviaria y ya está concluida. Recibió el final de obra el pasado 30 de marzo y la intención del organismo postal era haber hecho la mudanza a comienzos de abril pero al haberse decretado el estado de alarma sanitaria por coronavirus todo se ha parado. «La semana pasada nos dijeron que se suspendía de momento el traslado y todavía no se ha dado una fecha», indicaron desde el Sindicato Libre de Correos y Telecomunicaciones. 
Y es que cambiar el centro postal del entorno de la antigua estación a la zona de San Pedro y San Felices no es una tarea sencilla, dado que se trata del centro de recepción al que llegan todos los envíos y se divide para que lo repartan los carteros por los diferentes barrios. La planificación es importante y el traslado puede afectar a barrios y a recorridos, lo que exige una buena planificación internar. 
Sea como fuere la reforma está acabada y puede verse el logotipo de Correos en las ventanas y el cartel amarillo en la fachada que identifica al organismo postal. Los locales estaban diáfanos y así han quedado tras la intervención y únicamente cuentan con mesas para la distribución del correo. La obra, que ha durado tres meses, se ha completado con aseos, vestuarios y un despacho para el jefe del pabellón.
Tras años de negociaciones el 2 de diciembre de 2019, el alcalde, Daniel de la Rosa, y el presidente de Correos, Juan Manuel Serrano, firmaron el convenio que ha permitido la salida del centro postal de esa ubicación sin ningún coste para el organismo público nacional.
El inmueble de la antigua estación está asentado en un suelo propiedad de Renfe, ahora Adif, que venía de un convenio de cesión de 1970 y en el que tenía derecho de uso. En 1980 cuando se inicia el desvío del ferrocarril, se firmó un convenio y una addenda posterior en la que se establecía que la carga o el gravamen de los terrenos liberados pasaría a ser del Ayuntamiento sin que Renfe tuviera ninguna obligación. 
Ya en 2015 el suelo del edificio pasó a ser del Consorcio de la Variante Ferroviaria y la ciudad adquirió el compromiso de asumir el traslado del servicio postal. Esta situación propició la apertura de una negociación entre la ciudad con Correos tras una valoración por parte de Tinsa (sociedad de tasación) del viejo edificio de 411.000 euros), que está fuera de ordenamiento. Finalmente, el acuerdo llegó con la cesión de los locales y las cinco plazas de garaje y con la asunción del Consorcio de la reforma y los gastos del traslado.
La obra la ha llevado a cabo la promotora que adquirió los terrenos colindantes para la construcción de viviendas y que también derribará el viejo edificio y completará la urbanización, compromiso que rubricó en la compraventa.
47 plazas de aparcamiento. Una vez que se produzca el traslado del centro postal a San Pedro y San Felices y se derribe el edificio, se procederá a completar en este entorno el desarrollo urbanístico previsto en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).
De este modo, en los 2.000 metros que queden liberados se construirá un aparcamiento público en superficie con capacidad para 47 plazas, dos de ellas para discapacitados, y se acondicionará el entorno con asfalto pulido siguiendo la imagen del bulevar y se colocará la misma iluminación. Los promotores han propuesto unos jardines para dar continuidad a la actuación que se llevó a cabo en la antigua estación, ahora un centro de ocio infantil y juvenil. El presupuesto será de 360.000 euros y tendrá una duración de dos meses.
Dada la actual coyuntura de estado de alarma sanitaria habrá que esperar para poder llevar a cabo estas actuaciones.