16,6 millones para la reforma de la Concepción

B.G.R.
-

Con el nuevo edificio anexo que albergará el Archivo Histórico Provincial y que incluye un sótano, el espacio disponible será de 9.700 metros. Las peticiones de la UBU «han sido atendidas» por el Ministerio de Cultura

Recreación de la actuación que se hará en el complejo. - Foto: DB

El presupuesto para rehabilitar y ampliar el antiguo Hospital de la Concepción como espacio de uso universitario y sede del Archivo Histórico Provincial siempre se ha movido en horquilla de entre los 12 y los 15 millones de euros. El coste lo asume íntegramente el Ministerio de Cultura, que ha elevado esa cuantía hasta los 16,6 millones, según el proyecto básico definitivo que remitió la semana pasada a la Universidad de Burgos, propietaria del emblemático edificio histórico.
En el documento se recogen los distintos capítulos en los que se distribuye el montante global, en el que está incluido la ejecución del nuevo inmueble anejo que albergará los fondos documentales. La mayor partida es la que tiene que ver con el capítulo de la estructura, que contempla 3,2 millones de euros, a los que se suman otros 1,2 millones para el movimiento de tierras y las cimentaciones. «Corresponde en gran parte a la futura construcción porque en lo que afecta a la UBU solo se incluye el doblado del piso en la segunda planta de las dos antiguas enfermerías», explica la vicerrectora de Planificación, Amparo Bernal, en referencia a la zona del ala sur que tendrá uso universitario. La climatización y ventilación costarán 2,1 millones y 1,7 las labores que afectan a fachadas y cerrados.
La actuación se ejecutará por fases, tal y como se anunció en mayo de 2018, cuando el rector, Manuel Pérez Mateos; el que entonces ministro de Educación y Cultura, Íñigo Méndez de Vigo; el exalcalde, Javier Lacalle, y el antiguo presidente del Gobierno regional, Juan Vicente Herrera, rubricaron en el mismo complejo de la calle Madrid el acuerdo de colaboración entre todas las instituciones para la puesta en marcha y en valor del inmueble.
El cronograma de trabajo previsto en ese momento situaba el inicio de las obras en 2020, plazo que la institución académica sigue manteniendo, con la vista puesta en 2022 para su entrada en funcionamiento. Sin embargo, Bernal considera que aún es pronto para detallar los trabajos que comprenderán cada una de esas fases, aspecto que, según  aseguró, aún no se ha abordado con el Ministerio de Cultura.
Lo que sí confirma el proyecto básico es la distribución definitiva de espacios del complejo, tanto los que están destinados a la Universidad, que ocupará 3.100 metros, como los lugares comunes y las zonas dedicadas al Archivo Histórico Provincial. Al respecto, la vicerrectora subrayó que el proyecto estatal «responde a las peticiones» de la Universidad, incluyendo algunos cambios que propuso al anteproyecto como convertir despachos previstos en aulas y situar la tienda de la institución en la planta baja. No obstante, Bernal precisa que hay un aspecto que no se ha tenido en cuenta y que es el referido al acceso al primer piso del ala sur del edificio, si bien  alaba la intervención planteada por Cultura para «articular el nuevo inmueble», que da a la calle Barrio Gimeno, con el existente. Parte del jardín botánico previsto quedará cerrado, pero del libre acceso en horario de apertura del complejo.
«Será un edificio muy volcado a la ciudad», destaca Bernal, quien añade que todos los servicios universitarios y abiertos al público en general se ubicarán en la planta baja. Además de la tienda, irá la cafetería, un espacio para las asociaciones, el gimnasio con sus vestuarios y un aula de estudio de 300 metros, así como salas de reuniones, de audiovisuales, para música y danza, y para el coro del UBU.
En el primer piso, se prevén otras seis aulas, la biblioteca y una zona de informática, además de espacios de usos múltiples. Finalmente, y en la segunda planta irán zonas de reuniones y descanso, despachos y un salón de actos. La vicerrectora precisa que este último, al igual que otras zonas para exposiciones, se compartirán con el Ministerio ocupando 840 metros.
La parte que se quedará Cultura comprende el resto del antiguo hospital (3.700) y los 2.000 del nuevo edificio, elevándose así la superficie útil de todo el complejo hasta los 9.700. La zona del Archivo tendrá aulas, salas de consulta, biblioteca, espacios para los investigadores, zonas de depósito, despachos, talleres de restauración, digitalización y encuadernación.