Morenito: "Al toro se le ve venir, pero a este virus no"

I.M.L.
-

ENTREVISTA | El matador de toros arandino pasa el aislamiento en su finca toledana, desde donde sigue con preocupación la evolución de la pandemia en su localidad natal y el futuro de esta temporada, en la que cumplía 15 años desde su alternativa

Morenito de Aranda. - Foto: DB

Desde su finca en la localidad toledana de Oropesa, en una jornada lluviosa, Jesús Martínez ‘Morenito de Aranda’ se mantiene en contacto con su familia en su ciudad natal y pendiente de la actualidad del avance de la crisis sanitaria en toda la comarca ribereña.  

¿Cómo se vive el confinamiento impuesto en el entorno en el que vives habitualmente?
Yo llevo sin salir de aquí 20 días, desde la última vez que fui a hacer la compra. De todas formas, hago vida normal porque aquí no tienes contacto con la gente, los vecinos están lejos, si quieres no los ves. Así que es sencillo permanecer aislado. 

¿En qué empleas tu día a día?
En entrenar y atender el campo, siempre hay cosas que hacer, echar de comer al ganado todos los días. Sinceramente, hago lo mismo que antes, en el día a día, cuando no tenía tentadero, ir a torear o salir de viaje, hago lo mismo. Pero la situación ha condicionado todo esto, no estamos tentando nadie ni siguiendo la preparación habitual. Se ha puesto para todo el mundo difícil. 

Estás al tanto de cómo evoluciona el día a día en Aranda. ¿La distancia con los tuyos cómo la llevas?
Muy preocupado, porque mi padre tiene una deficiencia respiratoria y es una persona de alto riesgo. El rozar el virus ya es muy malo para él y me preocupo de que no salga, que esté lo más tranquilo posible en casa, igual que mi madre y los demás.

Estés más cerca o más lejos es lo mismo, al final no puedes verles, pero sigo las noticias de cómo sigue el virus en Aranda. Aunque padece uno por la situación general, estoy tranquilo porque a los míos todavía no ha tocado, Dios no lo quiera. 

¿Cómo afecta la pandemia al mundo del toro?
Han fallecido ganaderos, hay compañeros que se han contagiado, mi novia también. De manera más o menos directa, esto nos afecta y es lo que tenemos que solucionar ahora, haciendo caso a las normas que nos imponen para frenar todo esto. Luego ya veremos cómo se soluciona lo demás.

¿Cómo vives el movimiento en redes sociales para mantener viva la tauromaquia en estos tiempos de Estado de Alarma?
En ese aspecto me siento un poco mal, nosotros hacemos lo que podemos, incluso más, aunque yo no soy el mejor ejemplo porque voy un poco a mi rollo. Pero sí que es verdad que, el Gobierno, no solo ahora sino a los anteriores también, no tiene en cuenta al sector de la tauromaquia, en comparación a lo que es y a lo que da en el ejercicio anual económico, social y cultural. Ahora que se está hablando de ayudas a todos los sectores, que es normal y lógico porque se ha paralizado el mundo, del toreo todavía no se ha hablado nada. 
Espero equivocarme pero creo que de esta también saldremos mal. Es muy negativo para nosotros porque los ganaderos tenemos que mantener muchos animales, los toreros tienen que torear para su vida, y se ha parado todo. Primero que el virus se frene pero que, luego, desde mi humilde posición, pido que se nos tenga en cuenta. 

Para ti esta temporada iba a ser especial porque estabas preparando la celebración de los 15 años de tu alternativa, ¿qué tenías cerrado ya y qué se te ha caído de la agenda?
La verdad es que no quería torear mucho, porque la situación antes de todo esto tampoco era buena, pero quería hacerlo donde me ilusionara. El 2 de mayo tenía Madrid, luego iba a San Isidro, tenía Talavera, se estaba hablando de Burgos para hacer una cosa especial y eso era lo más inmediato, luego había cosas bonitas en plazas donde me sienten un torero muy suyo, dos o tres pueblos a los que yo he ido todos los años y querían hacer algo especial este año.
De momento, no hay ninguna suspensión oficial, pero todo hace prever que se suspenderán varias cosas, es lógico. Estamos ya en abril, queda un mes para la cita de Madrid y dos para San Isidro y hay mucha incertidumbre. La verdad que es un año muy difícil, me preocupa mucho mi situación en todos los aspectos, tanto en el toreo como en la ganadería, porque es un parón total. 

¿Crees que una vez que se levante el Estado de Alarma, si no se alarga, te encontrarías en condiciones de pisar el ruedo de Las Ventas el 2 de mayo?
Sí, al final, son 15 años de alternativa y lo que no se está haciendo ahora se ha hecho antes. Hay veces que el estar sin poder salir lo tienes que canalizar para que le sirva de otra manera, para estar más fuerte. Al final, uno delante de un toro demuestra lo que es y cómo se está, y muchas veces este tipo de cosas le hacen a uno mejor, bien entendido, te hacen más sensible porque te duele lo que pasa, más consciente porque sabes que no merece nada la pena si no se tiene salud. Al final, estas situaciones nos ayudan a superarnos. 

¿El temple, la concentración, el saber manejar el miedo que tenéis los toreros puede ayudar a enfrentarnos a un Miura como este que nos ha tocado a todos?
El otro día escuchaba a Eloy Cavazos, un maestro mejicano, decir que los toreros nos sobreponemos a muchas cosas, al miedo, a todo, pero al miedo a un toro, a algo que lo ves venir. A esto no se lo ve venir y desgraciadamente nos pone a todos a los pies de los caballos, así que todos somos iguales y estamos expuestos.
Lo que sí que es cierto es que nos tiene que hacer sacar todo lo positivo que llevamos dentro, los valores reales que hace que los humanos estemos por encima de todo, la sensibilidad para ser comprensivos con el de al lado, la fuerza para ayudar. Es como los aplausos de las 20 horas, si nos lo dicen hace mes y medio, pensaríamos que era una tontería, pero ahora mismo es lo que a la gente le llena de ilusión para seguir con fuerza el día siguiente.
Con ese tipo de cosas hacemos una sociedad mejor, más de verdad, pero tenemos que tirar todos a una. Que no se les olvide a los políticos que, cuando se pase esto, sigan empujando para que la sociedad vaya a mejor, no cada uno para su lado.