Teleasistencia y comida se refuerzan y llegan a más gente

C.M.
-

Son dos servicios que sirven para facilitar la vida de los mayores que vivan solos o necesiten apoyos

Teleasistencia y comida se refuerzan y llegan a más gente - Foto: Valdivielso

Los servicios de teleasistencia y de comida y lavandería a domicilio son otros servicios que presta el Ayuntamiento para apoyar a las personas mayores también con el fin último de que puedan vivir en su entorno. El primero presta atención personalizada a través del teléfono durante las 24 horas del día y todos los días del año mientras que el segundo consiste en la distribución de comida a domicilio y en proporcionar una adecuada higiene de la ropa. 
Ambos se han reforzado estos días para llegar a mayor población por la alerta sanitaria, -dado que los mayores son un grupo de riesgo y no deben salir a la calle-, y se pretende que sus necesidades básicas estén cubiertas (alimentos, medicinas...) o atender cualquier emergencia que pudiera surgir. 
El servicio de comida a domicilio tiene 397 usuarios activos a los que desde el 13 de marzo se han sumado otras 35 altas. Reciben la comida dos veces a la semana en sus domicilios en recipientes adecuados que garanticen la seguridad de los alimentos. "En este momento es un servicio que nos da juego y oportunidad de complementar otros que se han visto reducidos como el de ayuda a domicilio", según explicó la concejala de Servicios Sociales. 
Para aumentar las medidas de seguridad, ahora la comida se deja en el exterior del domicilio y el usuario sale. "Antes se entraba en las casas y se daba en el interior pero ahora se llama al timbre y sale la persona, no hay contacto y es un servicio que nos va a permitir atender a personas que estén confinadas", añadió. 
Por lo que se refiere a la teleasistencia, en la actualidad hay 1.054 usuarios activos, 5 de ellos se dieron de alta la semana pasada. A todos ello se les ha llamado para informarles de las medidas establecidas para afrontar la pandemia y de los recursos que existen con el objetivo de detectar a los más vulnerables, bien por su estado de salud, nivel de dependencia o no tener familia. "A ellos se les hace un seguimiento individualizado, de modo que se les llamará todos los días o cada dos días para ver si la persona se encuentra bien", añadió.
Este servicio ha experimentado un crecimiento en los últimos años. En 2019 superó la barrera de los 1.000 usuarios (1.047) lo que no se lograba desde hace una década. Cuatro de cada cinco son mujeres y el 85,7% tiene más de 80 años. Las zonas de Los Vadillos y Centro-Arlanzón cuentan con más usuarios.