Sacyl baraja la movilidad forzosa a Aranda de 2 ginecólogos

G.G.U.
-

La medida acarrearía menos tiempo de consultas y de quirófano en Burgos, que atiende a pacientes de toda la provincia. A esto hay que añadir 3 jubilaciones, lo cual dejaría a la plantilla en 22 especialistas

Sacyl baraja la movilidad forzosa a Aranda de 2 ginecólogos - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

La Gerencia Regional de Salud (Sacyl) está analizando la posibilidad de decretar movilidad forzosa a Aranda para dos ginecólogos con plaza en el HUBU para tratar de paliar el problema de personal del hospital Santos Reyes, donde Ginecología está trabajando con tres de los seis profesionales que le corresponden por plantilla orgánica. Esta medida implicaría que el complejo de Burgos -que atiende a mujeres de toda la provincia, no solo de la ciudad- tendría que prescindir de las mañanas de consultas y/o tiempo de quirófano que les correspondería a los especialistas desplazados. Y a estas dos ‘bajas’ habría que añadir tres jubilaciones antes del 1 de diciembre, por lo que la plantilla de Burgos pasará de 27 a 22 efectivos en el último trimestre.
Para argumentar esta medida, la Consejería de Sanidad ha recurrido al decreto sobre movilidad temporal del Personal Estatutario Fijo Sanitario Licenciado y Diplomado con título de Especialista en Ciencias de la Salud y Diplomados Sanitarios de los Centros e Instituciones Sanitarias de la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León, aprobado en 2009 por el entonces consejero, Francisco Javier Álvarez. En el texto se establece que se procederá a la movilidad del personal  «cuando sea apreciada situación de inaplazable y urgente cobertura de la asistencia sanitaria de la población en alguno de los centros o instituciones sanitarias del Servicio de Salud de Castilla y León y hayan sido agotadas las posibilidades para la cobertura de dicha contingencia en el seno de los mismos».
Así, se ha considerado que el problema de plantilla de Ginecología del Santos Reyes compromete la asistencia sanitaria y, tras plantear, sin éxito, una movilización voluntaria de especialistas, se ha anunciado la opción de la forzosa que, tal y como establece el decreto, obligaría a trabajar en Aranda a los especialistas con menos antigüedad en el HUBUdurante un máximo de seis meses. Si el problema no se resuelve en ese plazo, tendrían que rotar el resto de especialistas, siempre según antigüedad, con la excepción del jefe de servicio y los de unidad.
malestar. El anuncio de la Gerencia Regional de Salud ha irritado a la plantilla del HUBU, que desde primeros de junio anunció su disponibilidad para hacer una guardia semanal en el Santos Reyes y para reforzar consultas, también una vez a la semana, porque entendían que el verano había una coyuntura particular que atender. Aranda pidió que se desplazaran desde agosto y al mismo tiempo, el Santos Reyes decidió trasladar las ecografías al HUBU para solventar el problema.
Sin embargo, una vez finalizado el período vacacional la situación de la plantilla en el hospital ribereño no ha cambiado y, de hecho, hace una semana se llegó a especular desde distintos ámbitos con el cierre de sus paritorios (el año pasado asistieron 336 partos, según datos oficiales). La consejera de Sanidad, Verónica Casado, anunció entonces «una estrategia a corto plazo» que se materializó en el cese inmediato del gerente del HUBU, Miguel Ángel Ortiz, y en el nombramiento de José María Romo como responsable del complejo asistencial de la capital, pero también de los hospitales de Aranda y Miranda. A continuación llegó la oferta de movilización voluntaria y ante la ausencia de candidatos, se ha presentado la forzosa, con la paradoja de que los especialistas de menor antigüedad del HUBU llegaron, precisamente, del Santos Reyes.