Las bodegas miran a Reino Unido con incertidumbre

I.M.L.
-
Las bodegas miran a Reino Unido con incertidumbre - Foto: Miguel Á?ngel Valdivielso

El sector del vino confía en que vuelva un Brexit blando para seguir exportando. Ante la incertidumbre sobre la salida de Reino Unido de la UE, la patronal de bodegas de Ribera del Duero ofrece información para que sus socios sepan a qué atenerse

Reino Unido es el quinto país que más dinero gastó en importaciones de vino de la DO Ribera del Duero, con una cifra global en el año 2017 de 5.275.950 euros, según los datos facilitados por el Departamento de Aduanas y la Agencia Tributaria, lo que supuso un aumento de más del 8% con respecto a 2016. Una comparativa que el sector bodeguero evita hacer con los datos que se puedan extraer de las operaciones de exportación a lo largo de 2018, ya que consideran que «este año es un poco difícil de valorar por haber habido un descenso tan grande de entrega de contraetiquetas en el Consejo Regulador» ante la escasez de vino tras la mínima cosecha de 2017, como puntualiza Íker Ugarte, presidente de la Asociación de Bodegueros de Ribera del Duero (Asebor).
El casi medio millón de litros que se exportaron desde las bodegas de esta zona de calidad hacia las islas británicas parece una gota entre los más de 967 millones de vino español que se destinaba a ese mercado, en el que los caldos que cuentan con la confianza de los consumidores británicos son los del espectro de menor calidad, sobre todo los que se comercializan en formato bag-in-box (literalmente ‘bolsa en caja’) en las grandes superficies.
A pesar de este panorama general, los bodegueros ribereños están algo más que intranquilos por el escenario cambiante que se presenta ante el debate sobre el Brexit y la negativa a secundar el acuerdo alcanzado con la Unión Europea para la salida de Reino Unido. «Si se produce un Brexit duro, la libra va a bajar y eso nos va a afectar en lo que vamos a vender a Reino Unido, tanto en cantidad como en valor, si hay menos dinero en el bolsillo de los británicos, eso al final nos repercute», asegura Ugarte.
En el caso de que prospere la postura de los más contrarios al mercado europeo y sus políticas, el presidente de Asebor pinta un panorama similar al que había antes incluso de crearse el Mercado Común Europeo. «Si hay un Brexit duro, volvemos a una frontera dura y habría que ver si el tema de impuestos y de tasas se reactivarían, pero eso es imposible de saber hasta que suceda, porque tendría que ser el gobierno británico el que impondría los aranceles», explican desde Asebor, con la mente puesta en que la ruptura de Reino Unido con la UE no sea drástica. «En un Brexit blando yo creo que no cambiaría mucho el panorama actual», ratifica Íker Ugarte.
A la espera de la decisión definitiva, y con la duda siempre presente, desde Asebor ya están desarrollando una campaña informativa, a través de la Federación Española del Vino. «Ahora mismo, ante la incertidumbre de si va a haber o no Brexit y qué es lo que va a pasar, la verdad es que lo único que podemos hacer es informar sobre lo que puede cambiar en el mercado en el caso de que no haya un acuerdo con la Unión Europea», reconoce Ugarte.