Los deportes de playa, en arenas movedizas

Agencias
-

La época estival ya no será igual para el balonmano, el voleibol y el fútbol que se juegan en esta superficie y que han visto cómo se cancelaban o retrasaban sus temporadas por el virus

Los deportes de playa, en arenas movedizas

Un país como España,, donde el turismo es una de las principales fuentes de ingresos, vive pendiente de qué sucederá con las playas como consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus. Lo mismo pasa con los protagonistas de esos deportes que utilizan la arena como superficie para sustentarse y que oscilan entre la incertidumbre y la resignación, conscientes de que esta época estival no será igual que las demás.
Es el caso por ejemplo del balonmano, el voleibol o el fútbol playa, que se han visto obligados a renunciar al grueso de la temporada y que se aferran a la posibilidad de poder celebrar algún evento aislado como válvula de escape para no terminar el 2020 en blanco.
«Se valora en el momento en el cual las circunstancias sanitarias nos den totalmente la tranquilidad y podamos estar lejos de cualquier tipo de contagio. Es cierto que nos planteamos de aquí a final de año intentar hacer alguna prueba para mantener la ilusión de nuestros deportistas», explica Francisco Blázquez, presidente de la Real Federación Española de Balonmano (RFEBM).
En cualquier caso, sobran los argumentos para ser precavidos: «El balonmano playa es un evento multitudinario en el cual se juntan todos los deportistas con los aficionados, es una gran fiesta».
«Habida cuenta de la situación en la que estamos actualmente, lo mejor era posponerlo, crear un paréntesis en este crecimiento, porque lo primordial es la salud», añade.
Sí habrá, por el contrario, fútbol playa, aunque el calendario sufrirá una importante modificación al empezar la temporada en septiembre e irse hasta enero o febrero del 2021. Por suerte, todo apunta a que los internacionales españoles podrán adaptarse, tal como indica Christian Méndez, seleccionador de la vigente campeona del mundo femenina. «Los jugadores que están en la absoluta española se dedican exclusivamente al fútbol playa y tienen trabajos que les permiten eso. Ya con antelación lo tienen dicho. Se trata de oficios flexibles, de familiares y amigos», argumenta.
«En cuanto a las chicas, todas juegan en Primera y Segunda. Cuando ellas descansan es porque están con la selección, y si hay algún evento a medias, suelen tener permiso en sus contratos para contar con esa libertad. Al final es una llamada de la RFEF, de las selecciones nacionales y los clubes profesionales no se pueden negar», puntualiza Blázquez.
Él mismo sabe lo que es compaginar ambos mundos, ya que mezcla la pizarra con su labor como policía local.
Por su parte, la Federación Internacional de Voleibol (FIVB) anunció la cancelación de todos los torneos del Circuito Mundial de voley playa, programados hasta el 19 de julio, debido a la pandemia. El Mundial de Roma también ha quedado aplazado a 2022, mientras que en España, salvo pruebas puntuales, también parece que estos tres deportes se mueven en arenas movedizas.