Los daños por sequía doblan en la Ribera la media burgalesa

Adrián del Campo
-
Jaime, agricultor de la Ribera, cosecha el cereal plantado entre Santa Cruz de la Salceda y Fuentelcésped, donde la sequía se nota en el suelo y la cebada. - Foto: A. del Campo

La zona sur es la más afectada por la falta de agua con 15.751 hectáreas que han perdido su producción, el 38% de la superficie asegurada en la Ribera. En el conjunto de Burgos no supera el 20%

La sequía que afecta a la cosecha de cereales de invierno en todo Burgos está dejando sus peores consecuencias en la Ribera del Duero. Si esto era algo ya advertido por las organizaciones agrarias, ahora son los informes de Agroseguro los que lo confirman. El porcentaje de superficie siniestrada en la comarca sureña dobla la media provincial. En la Ribera hay un total de 41.917 hectáreas (has) aseguradas -sobre un total de 74.250 has de cultivos de secano herbáceos- y de ellas 15.751 ya han sido declaradas por Agroseguro como de pérdida total de la producción. Esta superficie accidentada representa el 37,6% de las parcelas aseguradas en la comarca. En el conjunto del territorio burgalés este porcentaje no supera el 20%. De las 397.806 has aseguradas en toda la provincia, 79.506 son las siniestradas, un 19,98%.

En plena cosecha del cereal de secano, que se extenderá a lo largo del mes de julio, los agricultores de Burgos y en especial los de la Ribera lamentan las pérdidas que ya se dan por confirmadas. A falta de los datos finales, en la Unión Uniones afirman que la reducción media de la producción debido a la sequía será de un 40% respecto a un año normal. En la comarca ribereña este dato aumenta hasta el 50 o el 60%. La cosecha media por hectárea de cereal de secano es de entre 2.800 y 3.000 kilos y «este año no llegará ni con mucho a esas cantidades», lamenta el coordinador estatal de la Unión de Uniones, José Manuel de las Heras. A pie de campo, Jaime, un agricultor ribereño, corrobora los cálculos de la organización agraria y afirma que esta campaña no se recogerán ni 1.500 kilos por hectárea debido a la sequía sufrida. Contratiempo que en la comarca sureña ha dejado ya 17.851 parcelas siniestradas.

Lluvia y piedra, el ‘broche’

A lo expuesto, la Unión de Campesinos de Burgos añade que, aunque es pronto para evaluar las pérdidas, todo hace indicar que los cultivos de cereal están también seriamente dañados por las últimas lluvias torrenciales y el granizo. Declaran que la colza ha perdido todo el grano y la cebada y el trigo habrá que esperar. «La piedra de más de tres cm ha llegado a romper las cabezas de los girasoles. El resto de cultivos aparecen afectados en mayor o menor grado», añaden. 

Entre las localidades afectadas por las tormentas están, en la Ribera: Bahabón de Esgueva, Santa María del Mercadillo, Huerta de Rey, Pinillos de Esgueva, Quintanarraya, Torresandino, Caleruega; la zona de Medina de Pomar enMerindades; en la comarca de Arlanzón: Villagonzalo Pedernales, Estépar, Cavia, Buniel, Frandovínez, Villaquirán, Pampliega; en la comarca de Pisuerga: Iglesias, Melgar de Fernamental, Amaya y Villadiego, entre otras. Desde la Unión de Campesinos solicitan a Agroseguro que «valore estos siniestros de la forma más ágil y que no escatime esfuerzos». Por su parte, en la aseguradora se encuentran inmersos en la tasación de la superficie ya siniestrada por la sequía.