scorecardresearch

La construcción de vivienda nueva repunta por primera vez en 8 años

H. Jiménez / Burgos
-

Los visados del Colegio de Arquitectos, anticipo de las obras que se iniciarán en los próximos meses, suben un 39% respecto al desplome que alcanzaron en 2013 pero siguen en cifras pírricas respecto a los años del 'boom'

El impulso de varios bloques de viviendas en la capital burgalesa a mediados de año fue clave para decantar la estadística. - Foto: Alberto Rodrigo

El sector inmobiliario va dejando cada vez más claro cuál será su futuro inmediato. Diversos indicadores muestran que se ha detenido la tremenda sangría que supuso el pinchazo de la burbuja, pero también muestran que la recuperación será muy lenta y que por ahora es imposible ni siquiera soñar con volver a los niveles de los espectaculares años de bonanza.
De momento, al menos, regresan algunos números negros que llevaban más de un lustro en rojo. Con enorme timidez, pero ahí están. Es el caso de los visados de viviendas de nueva planta que durante 2014 crecieron por primera vez en los últimos 8 años.
La estadísticas que maneja el Colegio de Arquitectos es el mejor indicador de lo que vivirá el sector en los próximos meses, pues refleja un trámite previo a la edificación. Es posible que los proyectos que se visan no acaben construyéndose, pero en estos tiempos quienes se animan a pagar la correspondiente tasa que acompaña a este trámite lo hacen porque tienen intención de edificar.
A lo largo del ejercicio recién concluido se visaron en la provincia de Burgos proyectos para 363 viviendas nuevas frente a las 261 del año anterior. Porcentualmente resulta un incremento del 39% que puede parecer muy notable, pero en realidad son solo 102 viviendas más y las cifras quedan todavía a un abismo de las que se alcanzaron cuando el ‘boom’ inmobiliario estaba en su cénit. 
Basta recordar que en 2005 se visaron proyectos para 6.097 viviendas o que en 2006 se alcanzaron las 6.989 para darle la adecuada perspectiva a esta pequeña subida del último año. Lo que se ha proyectado en todo 2014 equivale, por ejemplo, a lo que se ventilaba en menos de tres semanas cuando el mercado estaba desatado.
Pese a su escaso peso cuantitativo, los arquitectos han valorado de forma positiva la tendencia que ya se había comprobado a lo largo del año. Su presidente, Carlos Miranda, ya apuntaba en octubre que se superarían los datos del ejercicio anterior pero siempre haciendo notar que las cifras estarían «incluso por debajo del 10%» de lo que se visaba en los ‘buenos tiempos’.
 
Mal cuarto trimestre.
A enfriar cualquier tentación de euforia contribuye el hecho de que el cuarto trimestre haya sido el peor del año. El peor, en realidad, desde finales de 2012. Entre septiembre y diciembre solo se han visado proyectos para 41 viviendas frente a las 120 del segundo trimestre y las 112 del tercero, cuando se apuntaló la tímida recuperación anual.
Solo la parte ‘rural’ de la provincia (donde se mantiene la autopromoción de quienes se construyen una casa en el pueblo como segunda residencia o incluso como primera) ha tenido un buen comportamiento en la recta final de 2014. En la capital se ha visado un único proyecto, en el alfoz 3, en Aranda 1 y en Miranda ninguno. En el resto del territorio burgalés, al menos, se han visado 36, lo que ha permitido mantener unos mínimos datos, y aun así el último del año pasado ha sido el segundo peor trimestre desde que arrancó la estadística del Colegio de Arquitectos en el año 2005.