scorecardresearch

Héroes sin final

CARMELO PALACIOS / Atenas
-

Siete de los jugadores que ayudaron al Hereda San Pablo a llegar hasta la Final Eight no están presentes en Atenas; Bruno Fitipaldo sí, pero con el Iberostar Tenerife

Earl Clark y Augusto Lima fueron decisivos en la clasificación del San Pablo para la final de la Basketball Champions League. - Foto: Valdivielso

Por muy surrealista que parezca, el Hereda San Pablo disputará la Final Eight de la Basketball Champions League 2019/20 con la plantilla de la temporada 2020/21.  Es una consecuencia más de la pandemia de coronavirus, que impidió celebrar el evento en mayo y obligó a la organización a recolocarlo en el calendario para finales de septiembre. Una solución insólita para los tiempos inciertos que se viven y que provocará que hasta siete jugadores que ayudaron a los burgaleses a llegar la final no estén hoy en Atenas. Algunos más, otros menos, pero todos aportaron su granito de arena.

Earl Clark (días claves)
Earl Clark tiene mucha culpa de que el Hereda San Pablo esté hoy en Grecia luchando por el título. El americano participó en todos los encuentros de la Champions la campaña pasada y fue clave en los partidos decisivos. En el duelo que definía el pase ante el Rasta Vechta, logró un ‘doble-doble’ de 21 puntos y 12 rebotes para firmar 28 créditos de valoración. No se quedó atrás en octavos, cuajando dos actuaciones notables frente al Dinamo Sassari.  Acabó como el segundo hombre más valorado de los azulones. Mañana verá el partido desde Corea del Sur, donde compite esta campaña.

Augusto Lima (la energía)
La estadística no alcanza para juzgar el trabajo de Augusto Lima en el San Pablo. Independientemente de su acierto, el pívot brasileño fue siempre un pilar del equipo en cuanto a energía, sacrificio y capacidad de reacción.  Su mejor partido llegó también contra el Vechta, encuentro en el que rozó el ‘doble-doble’ con nueve puntos y 10 rebotes. A principios del verano decidió regresar al UCAMMurcia y verá el duelo ante el Hapoel desde el sofá.

Ferran Bassas (el castigador)
Además de dirigir con mucho criterio, Bassas se mostró infalible desde la línea del 6.75 durante todo el torneo. No en vano, es el sexto mejor triplista de la temporada con un porcentaje del 49.1%. Destacó especialmente en aquel último duelo ante el Sassari en el Coliseum a puerta cerrada. Consiguió 17 puntos con unos magníficos porcentajes y repartió seis asistencias. Se quiso marchar al Joventut, el equipo que le vio crecer, y tampoco estará mañana ante el Hapoel.

Javi Vega (el capitán)
Joan Peñarroya solo le utilizó en nueve partidos y tuvo aportaciones discretas, aunque sus minutos sirvieron para refrescar al equipo y dar descanso a sus compañeros. Se le hizo duro, como él mismo confesó a este periódico, disfrutar de tan poco protagonismo. Acabó saliendo en verano hacia A Coruña.

Stevic y Apic (sustitutos de Huskic) 
La lesión de Huskic obligó al club a fichar a Stevic, que disputó cuatro duelos sin estar especialmente brillante. Dos más jugó su reemplazo en el mes de enero, su compatriota Apic.  El joven serbio aportó su granito de arena y sobresalió en la victoria ante el AEK Atenas con 15 puntos. En verano se puso fin a su etapa en Burgos.

J.P. Tokoto (con altibajos)
Parte del éxito corresponde también a Tokoto, que jugó 11 partidos europeos antes de ser cortado. Cuajó duelos muy buenos, como contra el Bandirma, con otros muy flojos, como el que hizo en Atenas ante el  AEK. Su rendimiento irregular provocó su salida.

Por último, cabe recordar que sí que estará en la capital griega Bruno Fitipaldo, aunque defenderá los colores del Iberostar Tenerife, su nuevo equipo.